MITO: “Usar tampones regularmente, puede producir cáncer vaginal”

botella-larga-tapadaHasta el momento NO hay ni un solo estudio o conclusión médica que pueda llegar a esta afirmación. El cáncer se define como una enfermedad compleja que surge por alteraciones genéticas que modifican las funciones celulares como son: multiplicación, muerte celular programada y envejecimiento. NO se han demostrado estas alteraciones con el uso de los tampones.

Los tampones son pequeños cilindros de aproximadamente dos pulgadas, fabricados básicamente con algodón, celulosa y rayón (fibra). Vienen con aplicadores de plástico muy delgados y, además, con pequeños cordones para retirarlos de la vagina, y se utilizan para que absorban el flujo sanguíneo.

Si se utilizan correctamente, tomando en cuenta las medidas preventivas para su uso, no causan infecciones vaginales, ni bloquean el flujo menstrual, ni se salen de la vagina, ni quitan la virginidad, ni se quedan permanentemente dentro de la vagina, como muchas personas piensan.

También puedes leer:   MITO: “El hombre siempre está dispuesto a tener relaciones sexuales”

Las medidas preventivas incluyen:

  • Lavarse las manos antes de introducirlos.
  • No usar tampones super absorbentes.
  • No dejarlos por más de 8 horas.
  • No utilizarlos para dormir (Usar toallas sanitarias).
  • Usarlos sólo durante la menstruación.
  • No usarlos si ha padecido el síndrome de “shock tóxico”, que es una infección bacteriana producido por el estafilococo aureus y sus toxinas.
  • Guardarlos en un lugar seco y limpio.

El cáncer vaginal representa sólo un 2% del cáncer del aparato genital femenino, por tanto, es una clase rara de cáncer.

Entre los factores de riesgo más importantes se mencionan:

  • La edad, ya que más de 2/3 de las mujeres tienen 60 años o más, cuando se diagnostica.
  • La exposición a la sustancia llamada Dietilestilbestrol (DES), utilizada para prevenir el aborto espontáneo durante el embarazo, y que actualmente no se utiliza en la mujer, por sus efectos secundarios.
  • Historia de cáncer del cuello uterino y condiciones cervicales precancerosas. Cerca de un 85% de los cánceres en vagina son secundarios al del cuello uterino, endometrio, ovario, vulva, vejiga, colon, recto y coriocarcinoma (tipo de cáncer que ocurre en el útero después de un embarazo, un aborto espontáneo, o un aborto provocado).
  • Infección con el virus del papiloma humano (HPV).
  • Fumar.
  • Prolapso o desprendimiento uterino.
También puedes leer:   MITO: “El orgasmo depende de la pareja”

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *