Mito: “La pasión en la pareja nunca dura mucho”

pasión en la parejaFalso. Muchas personas confunden la pasión con el ansia de desahogo sexual, pero la pasión y el deseo de satisfacción sexual se encuentran en distintas zonas del cerebro.

Al principio de una relación, sentimos una explosión de endorfinas (sustancias que produce el cerebro y crean sensaciones de bienestar), que nos hacen sentir una pasión sin límites y nos mantienen en un estado de euforia. Luego de ese período, llega otro más maduro, basado en la ternura y la complicidad.

A medida que la relación de pareja se alarga, la pasión comienza a cambiar, con el tiempo se va calmando y convirtiendo en un amor profundo. Se van disolviendo aquellas fuertes emociones, el éxtasis, el anhelo desmedido y el pensamiento obsesivo. Las parejas ya no pasan todo el tiempo mirándose y acariciándose, y la pasión se va transformando en sentimientos de seguridad y comodidad, en una sensación de calma, en una unión satisfactoria y feliz con la pareja, cuya vida está estrechamente entrelazada con la del otro.

El autor inglés Robert Sternberg sostiene que “en una relación de pareja deben existir tres componentes fundamentales: intimidad, pasión y compromiso”, pero también añade que “en la realidad, estos tres elementos no se manifiestan de la misma manera, ni suelen coincidir entre ambos miembros de una pareja”.

También puedes leer:   ¿Qué es el autoengaño y cómo influye en la relación de pareja?

Las relaciones perdurables muchas veces se sostienen a través de otros factores que no son la atracción sexual o el deseo, y es probable que la pasión, si existe, se relacione con otra cosa.

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]

Recomendaciones para mantener y aumentar la pasión:

  • No piense, sólo sienta.
  • Deje volar su imaginación.
  • Concéntrese en la relación.
  • Converse con su pareja.
  • Explore y conozca su cuerpo.
  • Descubra nuevas zonas placenteras.
  • Experimente nuevas sensaciones.
  • Hágale saber a su pareja lo que le gusta y explórense mutuamente para conocerse.
  • Amplíe su repertorio erótico.
  • Aprenda a sensibilizar sus zonas genitales.
  • Viva el placer como vivencia global, integradora, no centrada en la genitalidad.
  • Disfrute el privilegio de la relación de pareja.
  • Piense en el coito, NO como una meta, sino como una posibilidad.
  • Disfrute su cuerpo, todo es zona erógena.
  • Sea responsable de su sexualidad.

[/box]

La pareja debe aprender a negociar sexualmente, no es realista esperar que ambos obtengan exactamente lo que desean cada vez que hacen el amor. A veces el hombre desea una relación rápida que no es completamente satisfactoria para la mujer. En otras ocasiones, es ella la que desea una larga sesión de suaves caricias que podrían ser tediosas y frustrantes para él, si se convirtieran en rutina. Ambos deben aprender a decir no al otro y a pedir lo que desean, sin sentimientos de culpa ni actitudes defensivas.

También puedes leer:   3725. Conocí una persona mayor que yo por una página en internet de buscar parejas, él tiene 47 años y yo 21, nunca he tenido nada...

Cada miembro debe aprender a comunicar sus necesidades sexuales a su pareja de una manera tranquila y abierta, sin exigencias, mecanismos de defensa, sentimientos de vergüenza, culpabilidad, ni temor al rechazo, y sin que ninguno de los dos deje de asumir el papel de proveedor de placer mutuo, viviendo sus propias sensaciones y experiencias sexuales.

Video recomendado:

Artículo recomendado:

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba