MITO: “Las suegras, el peor enemigo de la pareja”

Suegra peleando - suegrasNO es cierto. Hay muchos casos de muy buenas relaciones entre suegras-nueras, suegras-nueros donde ambos se visualizan como un equipo a favor del matrimonio. Si se aprende a manejar desde un principio la relación con los suegros, la pareja gana un aliado más en su relación.

Sugerencias para la pareja:

  • Negocie con su pareja, desde el inicio de la relación, el manejo que cada quien dará a su familia. Cuando haya algún tipo de conflicto, conversen a solas al respecto y de una manera amigable.
  • Respete el espacio que tiene la pareja con sus padres, no es saludable interferir y tratar de obstaculizar ese momento.
  • Tengan presente que algún día serán suegros(as), y querrán que los traten con cariño, aprecio y respeto, por lo que es importante y necesario tratar a sus suegros como les gustaría los trataran a ustedes en el futuro.
  • Elimine la idea de que su suegra es su enemiga, y comience a valorarla, a respetarla, y hacerla parte de su círculo de vida.
  • Debemos evitar las comparaciones entre ambas familias políticas.

Sugerencias para los suegros:

  • No olvide que su hijo(a), fue quien eligió la pareja, por lo que merece todo el respeto de su parte.
  • Recuerde los inicios de su relación de pareja, donde no le gustaba que la familia de su pareja se metiera en sus asuntos.
  • Entienda que su hijo(a) es un adulto, y decidió formar una familia, y deben respetarse las decisiones que se tomen en esa nueva familia.
  • Si tiene alguna sugerencia con relación a algún tema en particular, convérselo con los dos integrantes de la pareja, no con uno solo.
  • No haga un ring de pelea con su nuero(a) en temas como, crianza y educación de los hijos, manejo de las finanzas, viajes, decisiones a tomar.
  • Respete los espacios de la pareja.
  • Recuerde que el afecto entre usted y su hijo, es muy diferente al de su hijo(a) con su pareja.
  • No intente llevar un papel protagónico en la relación de pareja. Usted siempre será la madre de su hijo(a).
  • Trate de mantener una comunicación lo más transparente posible y sin ofender a nadie, esto evitará conflictos.
También puedes leer:   Abstinencia sexual: ¿Una opción viable?

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]Las familias son las únicas personas que no podemos elegir, y si aprendemos a relacionarnos, desmontaremos el mito de que los suegros son el peor enemigo de la pareja, y los convertiremos en aliados para el buen funcionamiento del matrimonio, y el mantenimiento de lazos afectivos sólidos y saludables.[/box]

Video recomendado:

Comparte este artículo:

1 comentario en “MITO: “Las suegras, el peor enemigo de la pareja””

  1. Una persona envidiosa que no soporta que seas feliz, doble cara, hipócrita, que te sonríe para hablar pestes de ti cuando te das la vuelta, que intenta romper la relación inventándose mentiras sobre ti, que siempre te echa la culpa hasta del mal tiempo que hace hoy, que te insulta, que te trata con desprecio, que te maltrata (gritar y despreciar es maltrato) para desahogarse cuando su hijo no le da un caprichito, manipuladora, que exije respeto cuando ella no lo da, que pretende que el mundo gire a su alrededor, que no quiere que logres tus proyectos de vida porque ella lo único que ha hecho con su vida es limpiar e ir a la iglesia, no es tu enemiga? En serio? A una persona así de malvada hay que hacerla parte de tu vida y de tu familia? Para qué? Para darle la oportunidad de fastidiarte? No señor!! Hay suegras que no se dan cuenta de sus errores, pero los errores, son errores, entrometerse alguna vez sin causar daño alguno, eso es uno error, pero intentar hacer daño a una pareja, querer llevar la vida de los demás, meter cizaña entre la gente para generar conflicto, desear el mal, esos no son errores, eso son MALDADES. El perdón no se le niega a nadie, pero tampoco una va a ser tonta y volver a dejarle tu espalda descubierta a alguien que ya te la ha apuñalado varias veces. Hay gente que hace el mayor esfuerzo para ganarse la desconfianza y el rechazo. Y si llegamos a tener hijos, la desconfianza será aún mayor, no me fío de ella, si se los llego a dejar, será sólo por unas horas. Y competición por mi parte ninguna, esto que voy a escribir es duro, pero por lo menos, sincero: en qué y por qué tendría que competir con esa señora? El amor de mi pareja lo tengo, tengo estudios, tengo dinero, tengo maravillosos proyectos en mi vida que ya estoy llevando a cabo, no soy fea, no me gusta como cocina, tengo una família enooorme en la que abundan el amor y el cariño, en la que jamás han habido traiciones ni nada que se le parezca (cosa que en la suya SÍ)… Siento el tocho que estoy poniendo jejeje, pero en fin, este comportamiento suyo lo único que me da a entender es su envidia hacia mi libertad y los mimos de mi pareja (en su época las mujeres sólo vivían para complacer al hombre, limpiar y cocinar) hacia mi físico (esto no lo pongo por creída, si no porque era lo mismo con la pobre ex, a la que trataba mil veces peor, cuando me hablaba siempre estaba diciendo «Ay! Bea se cree mucho porque es rubia de ojos azules, se cree mucho porque es europea, se cree mucho porque es ingeniera! Ay, cada día está más fea (mentira!)! Ay Bea se cree superior, se cree superior se cree superior!» (claro, cómo no va a creer eso si en realidad la que se siente inferior es ella!! Además, si una persona de raza blanca se cree superior, jamás se va a ir con un latino ni mucho menos tener un hijo con él!! Pobre Bea… La de cosas horribles que he escuchado de ella, hasta ha llegado a decir QUE NO QUIERE A SU HIJO! En fin, ya no me enrrollo más, el tema es ese, las hay que SÍ son tus enemigas, no importa lo buenas que sean con otras personas, cuando sufren la enfermedad de la envidia, sólo queda castigarlas con tu fina indiferencia, contestar a sus miradas asesinas con tu mejor sonrisa (dientes, dientes, que es lo que les jode!!), a sus insultos con carcajadas, y la más mortal de todas las armas: TU FELICIDAD. NADA REBIENTA MÁS A TUS ENEMIGOS QUE EL HECHO DE QUE SEAS FELIZ A PESAR DE SUS INCONTABLES INTENTOS DE QUE NO LO SEAS.
    Por supuesto todos mis respetos, saludos y mejores deseos a las suegras que sí merecen ser llamadas suegras (en realidad cuando comento algo a una amiga o familiar, nunca la llamo así, si no «la madre de mi novio»), que son las que se alegran de que sus hijos sean felices y que hacen de dos famílias políticas una sola.

Dejar un comentario

Ir arriba