MITO: “Las personas son totalmente homosexuales o totalmente heterosexuales. No hay términos medios”

Bolitas de coloresSÍ hay términos medios, o lo que llamamos “bisexualidad”. Para entenderlo comencemos por definir qué es la orientación sexual, que se define como la atracción, tanto amorosa y afectiva, como física y sexual.

En ese sentido la ciencia define lo siguiente:

  • Si a una persona le atraen las personas del sexo opuesto es heterosexual.
  • Si le atraen las personas de su mismo sexo es homosexual.
  • Si siente atracción por las personas del sexo opuesto y de su mismo sexo entonces es bisexual.

Durante años, las personas, y la misma ciencia, han buscado respuestas a cómo y por qué surge la orientación sexual. La verdad es que no se han encontrado respuestas a estas preguntas. La ciencia solo se ha limitado a estudiar y definir las orientaciones sexuales que ha encontrado.

En este sentido, existen investigaciones como la realizada por Alfred Kinsey, un biólogo norteamericano y profesor de zoología. Kinsey realizó 18,000 entrevistas en varias ciudades de los Estados Unidos, que lo llevaron a crear una famosa escala del comportamiento sexual representado por una tabla que va del 0 al 6. En dicha tabla coloca la heterosexualidad en un extremo y la homosexualidad en el extremo opuesto, diciendo que un homosexual puede incurrir en conducta heterosexual y viceversa. La bisexualidad en la Escala de Kinsey se coloca justo en el medio de dicha escala. Esta investigación al igual que otras, luego, fue rebatida y discutida por otros autores que no la consideraron científica por no cumplir con ciertos requisitos.

También puedes leer:   MITO: "Los orgasmos simultáneos ofrecen mayor placer que los experimentados de forma separada"

[box type=”alert” border=”full” icon=”none”]

¿Podemos elegir ser heterosexuales, homosexuales o bisexuales?

Hoy día, la ciencia sabe que la orientación sexual no se elige, que esto es algo que nace con las personas y que tampoco se aprende. Está demostrado que la gente no elige ser heterosexual, homosexual o bisexual. Muchas son las personas que durante años luchan por tener una orientación sexual diferente, pero como no se elige, no se puede cambiar.

[/box]

La orientación nada tiene que ver con la apariencia física, con cuestiones religiosas, clase social o país, sino que es propia de cada persona. Muchos seres humanos, ante el miedo al rechazo social y familiar, fingen tener una orientación sexual diferente a la que en realidad tienen. En este mar de confusiones, es en el que estas personas se pueden llegar a creer sus propias mentiras y pierden la dirección de su verdadera y auténtica orientación sexual.

También puedes leer:   El orgasmo femenino a través de la historia

Está el caso de las personas homosexuales que se casan con mujeres, tienen hijos y construyen familias, para que nadie sospeche cuál es su verdadera orientación. Algunos también lo hacen para convencerse a sí mismos de que, como pueden tener el comportamiento heterosexual, también pueden cambiar su orientación homosexual.

[box type=”note” border=”full” icon=”none”]

Las orientaciones sexuales no se pueden cambiar. Hasta hoy conocemos tres, y recientes estudios han comenzado a hablar de una cuarta orientación, que han denominado asexualidad. A las personas asexuales no les hace falta relacionarse sexualmente con ninguno de los sexos para su buen desempeño y su felicidad.

[/box]

La vida diaria quizás nos haga dudar en este punto, pero recordamos que mientras la sociedad no acepte a los seres humanos tal cual son y con sus diversidades, fingir será una opción. Sobre todo para aquellos para los cuales el peso de la sociedad es más importante que sus sentimientos.

También puedes leer:   MITO: “Las pastillas anticonceptivas te dejan estéril”

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *