MITO: “El sexo de pie reduce el riesgo de embarazo”

Estatua paradaNO. Aunque el acto sexual se realice de pie esto no impide la fecundación. La posición que se adopta en las relaciones sexuales no interviene como un factor determinante. Existen otros que sí intervienen en la reproducción humana y no es necesariamente la posición; dentro de estos figuran: la edad, la duración del acto sexual, la frecuencia de las relaciones sexuales, factores nutricionales, ambientales y emocionales.

Sin embargo, y a pesar de saber que la posición no es determinante, en casos de parejas con infertilidad, algunos expertos les recomiendan ciertas posiciones, supuestamente, para facilitar que los espermatozoides alcancen el óvulo.

El transporte de los espermatozoides en el interior de los órganos genitales femeninos para alcanzar el óvulo se produce por varios mecanismos, como los movimientos traslativos de los espermatozoides, las contracciones mecánicas del músculo uterino y de las trompas, favorecidos por la presencia de “líquido” intrauterino.

También puedes leer:   ¿Todas las mujeres tienen el punto G en el mismo lugar?

Los espermatozoides están formados por una cabeza con poder de penetración, un segmento intermedio con facultad para generar energía, y una cola con capacidad de movimiento.

La fecundación normalmente ocurre en el tercio externo de las trompas de Falopio. Una vez ocurrida la ovulación, el óvulo mantiene la capacidad para ser fecundado por 24 horas, en otras palabras, la mujer es fértil solo 24 horas de cada ciclo. En cambio los espermatozoides mantienen su capacidad “para fecundar” hasta por cuatro días posteriores a ser eyaculado en el interior de los genitales de la mujer. En resumen una pareja solo es fértil cinco días de cada ciclo.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *