¿Se puede vivir sin sexo?

El ejercicio de la función sexual en los seres humanos no sólo cumple un rol reproductivo, sino que también tiene funciones recreativas, es decir, derivar placer.

El placer sexual es aquella experiencia de carácter primario, agradable, producto de una satisfacción como consecuencia de la estimulación sexual de los distintos sentidos de la persona, ya sea estimulación visual, táctil o auditiva.

Aun cuando todo esto es verdad para la mayoría de las personas, NO lo es para un pequeño porcentaje. Se calcula que entre el 1% y el 3% de la población total del planeta no parece tener interés alguno en la actividad sexual, no siente placer. A este grupo de personas se les llama “asexuales”, personas que no muestran ningún interés sexual.

La asexualidad se define como un interés mínimo por el sexo, aunque la persona no presente ningún tipo de trastorno físico o emocional, y se caracteriza por un bajo deseo sexual y por un bajo grado de excitación.

Los asexuales son personas que no sienten atracción sexual hacia ninguna otra persona, por lo que no encajan dentro de ninguna orientación sexual definida y no es habitual que suelan enamorarse o tengan pareja.

Se sienten a gusto en soledad y aislándose de la gente; sin embargo, se muestran socialmente muy activos y cultivan un gran grupo de amigos que sepan comprenderles y apoyarles. Los asexuales tienden a crear un lazo afectivo hacia su pareja (si la tienen), aunque éste no implique el sexo de por medio.

Pese a que muchas personas no se sienten atraídas por nadie, poca gente se considera asexual; porque es una orientación poco conocida. Habitualmente, las personas que rodean a los asexuales los tratan como enfermos o dicen que están encubriendo su presunta homosexualidad.

A pesar de que existen tratamientos médicos para aumentar el apetito sexual, a muchos asexuales no les interesa someterse a un tratamiento porque no lo consideran un problema ni físico, ni psicológico.

También en el reino animal se han detectado comportamientos asexuales. En un estudio (Westphal, 2004) realizado a ovejas, se demostró que entre un 2% y un 3% de los animales no mostraba ningún interés en acoplarse con miembros de cualquier sexo.

Se hizo otro estudio con ratas y otros roedores, en el cual más de un 12% de los machos no mostraron interés por las hembras, aunque no se midieron sus interacciones con los otros machos, por lo que el estudio resultó muy limitado. Pero esta escasa investigación que existe sobre el tema no evidencia si la asexualidad es otra forma de entender el sexo.

¿La asexualidad es un trastorno o una nueva identidad sexual?

Aunque cada vez más personas están saliendo del armario de la asexualidad, aún no es una orientación reconocida debido a los pocos estudios científicos que avalan esta otra forma de entender el sexo.

También puedes leer:   Homosexualidad (Parte 4 de 4): ¿La homosexualidad se puede corregir?

Mientras algunos especialistas lo definen como una orientación, otros opinan que es un trastorno de la sexualidad. Sin embargo, podemos considerar que se trata de una nueva identidad sexual, partiendo de la idea de que las identidades sexuales son construcciones sociales, y que tenemos un grupo considerable de personas que se proclaman como asexuales.

Al parecer, no se trata simplemente de un concepto para personas con disfunción del deseo sexual, depresión o alguna otra enfermedad que limite su sexualidad.

¿Puede ser a causa de maltrato, represión de la homosexualidad u otro problema psicológico?

 

Tratándose de una identidad sexual de reciente construcción, no existe un acuerdo respecto a cuál es la causa de la asexualidad.

Las teorías no faltan, van desde la hipótesis de que la asexualidad está relacionada con traumas infantiles (abusos, violaciones), alteraciones prenatales del hipotálamo, hasta los trastornos hormonales, pasando por las represiones emocionales. En todo caso, la búsqueda de una causa de la asexualidad, hasta el momento, solamente se encuentra en la cabeza de quienes pretenden hacer clasificaciones radicales de lo que parece ser una decisión personal y no el resultado de una enfermedad.

No se reportan perfiles de frustración, depresión, infelicidad, etc., entre personas asexuales. Son gente normal, sana, hormonalmente balanceada y sexualmente madura, pero que por alguna razón aún desconocida, sienten que el sexo es una pérdida de tiempo. Sin embargo, es probable que las personas que se autoproclaman asexuales deban resistir la presión de una parte de la ciencia que intentará por todos los medios encontrar la “causa” de este “fenómeno”.

A diferencia de otras identidades sexuales, en el caso de la asexualidad, hay pocas presiones religiosas alrededor, quizás porque resulta poco amenazante a la moral que pretende imponer la eclesialidad.

Ciertas creencias religiosas predican que la sexualidad es sagrada o un regalo divino, por ejemplo, ciertas variedades de Tantra (conjunto de textos hindúes y budistas de carácter religioso, ritual y esotérico) que implican el sexo y algunas nuevas formas de religiosidad de la Nueva Era, incluyen el concepto de sexualidad sagrada. En cualquier caso, actualmente la asexualidad sufre poca condena religiosa.

¿Cómo podemos identificar que una persona es asexual?

Al tratarse de una identidad sexual socialmente construida, no existen referentes externos que caractericen a una persona asexual. Para identificar a alguien como asexual, tendríamos que tratar el tema de la sexualidad con esta persona. Basta con preguntarnos, ¿Cómo sabemos si alguien en heterosexual?, al igual que en este caso, es probable que sólo lo sepamos cuando conversemos sobre estos temas o se presenten situaciones abiertamente sexuales donde esa persona manifieste su identidad sexual.

Hay serios indicios de celebridades y científicos que, además de ser considerados grandes personalidades, han sido asexuales.

En principio se especuló con su tendencia homosexual o bisexual, pero a raíz del resurgimiento de esta nueva corriente, se les ha comenzado a encasillar bajo esta tendencia sexual. Podemos mencionar el caso de Salvador Dalí, quien en su libro “Vida Secreta” planteó el tema del sexo con un «aquello no es para mí».

También puedes leer:   ¿Cómo cambia nuestro cerebro cuando tenemos pareja?

Otros ejemplos son: Adolf Hitler, cuya sexualidad o falta de ella fue discutida en el libro “The Hidden Hitler”, y el famoso científico Isaac Newton, quien, aparte de ser el padre de la gravitación universal, no mantuvo ninguna relación amorosa hasta la mediana edad.

Algunos historiadores, asimismo, conjeturan que nunca consumó ninguna de sus relaciones. De ser así, murió célibe a los 85 años. A nivel local, podemos referir al Dr. Joaquín Balaguer, de quien se presume procreó varios hijos, pero al parecer, por su comportamiento hacia ellos, fueron producto de un error. Lo que sí parece ser cierto es que el sexo no era algo importante en su agenda, aunque en sus 90 años haya tenido unos 4 o 5 encuentros sexuales fortuitos y al parecer con mujeres de mucho menor nivel económico e intelectual que él.

¿Cómo podemos diferenciar el bajo deseo sexual de la asexualidad?

Las personas con bajo deseo sexual o deseo sexual inhibido, sufren por ello, buscan ayuda, se quejan de su situación, esto les perturba y quieren solucionarlo. En el caso de la asexualidad, se trata de personas que no encuentran que esto sea una dificultad, no quieren cambiarlo, se sienten en armonía consigo mismos y su entorno.

Hay enfermedades, como el estrés o una depresión muy grande, que pueden provocar una pérdida del deseo sexual, pero esos trastornos, por lo general, suelen ser temporales, mientras que la asexualidad no es temporal.

¿Una persona sexualmente activa puede volverse asexual de repente?

La asexualidad no parece ser algo en lo que alguien “se convierte” súbitamente, sino más bien una identidad construida a lo largo de la vida. Sin embargo, muchas personas hoy asexuales declaran haber tenido una vida sexual activa, aunque no placentera, en el pasado.

¿Cómo los asexuales pueden estar seguros de que no quieren sexo, si nunca lo han probado?

Las personas asexuales, pueden tener o haber tenido sexo ocasionalmente, pero éste no es el eje de su vida ni de sus relaciones, y tampoco sienten el placer que pueden sentir otros al practicarlo, algo no entendible para la gran mayoría de las personas.

La asexualidad no es sinónimo de abstinencia sexual o celibato. Las personas que optan por la abstinencia pudieran sentir deseo sexual, pero lo subliman, lo inhiben, lo distraen. Las personas asexuales, sencillamente reportan no sentir deseo sexual. Sin embargo, esto no significa que nunca lo hayan probado.

¿Existen parejas que son asexuales?

No resulta fácil para las personas asexuales la conformación de una pareja, a menos que sea con otra persona que manifieste igual desinterés en la sexualidad. Tomando en cuenta que estamos hablando de un muy bajo porcentaje de la población, puede resultar verdaderamente complicado encontrar a esa “alma gemela”, sobre todo por el hecho de que ambos sean asexuales no es garantía alguna de que se lleven bien o sean compatibles en otros aspectos de la convivencia.

También puedes leer:   Celos: ¿Amor o posesión?

Las personas asexuales que desean relaciones románticas se encuentran en una postura difícil, ya que la mayoría de la gente no es asexual. Aun cuando algunos asexuales puedan tolerar el tener relaciones sexuales con una pareja NO asexual, sin duda, esta pudiera llegar a sentirse lesionada en su estima, al considerar que la asexualidad de su pareja se debe a que no lo considera atractivo, haciendo difícil la existencia de un romance a largo plazo.

Respecto a los asexuales que no pueden tolerar el sexo, tendrán que elegir entre:

  • Llegar a un compromiso con su pareja para tener cierta cantidad de encuentros sexuales, aunque no les guste.
  • Permitir a su pareja tener relaciones sexuales con otras personas.
  • Encontrar a alguien que esté dispuesto a tener una relación sin sexo.
  • Comprometerse sólo con otros asexuales o de lo contrario, permanecer solos.

No obstante lo anterior, la expansión del internet ha venido a facilitar el encuentro de personas asexuales, fundamentalmente a través de páginas web especializadas en el tema.

De igual manera, espacios tales como la Sociedad Americana de Asexualidad (A.S.A.), contribuyen a estimular el debate en torno al tema.

  • Existen organizaciones, clubes, asociaciones, ONGs que han salido a la luz pública y que reclaman su derecho a ser respetados por su condición sexual. Éstas son las más famosas:
  • Asexual Visibility and Education Network (AVEN). La comunidad en línea más grande del mundo. Su finalidad, crear una discusión abierta y honesta sobre la asexualidad entre la gente sexual y asexual. Ya han sacado a la venta la primera publicación mensual de la comunidad asexual, AVENues. Además, tienen un almacén online donde venden productos que promueven la asexualidad, como camisetas, bolsas, gorras, etc., con lemas del tipo: “SEXO NO, POR FAVOR”. www.asexuality.org/home/
  • Asexuallove.net. Un punto de encuentro para mantener relaciones reales con gente asexual. www.asexualove.net/
  • Asexual Pals. Ayuda a encontrar gente en similar situación e incluso pareja. www.asexualpals.com/

Como vemos, el tema de la asexualidad es, probablemente, el comienzo de una línea de investigación científica. Podemos concluir con un párrafo extraído de AVEN (la comunidad de asexuales en línea más grande del mundo):

La asexualidad no te hace la vida mejor o peor, nosotros sólo enfrentamos diferentes retos que las personas sexuales. Existe una gran diversidad en la comunidad asexual; cada asexual siente atracción y deseos de relacionarse con los demás, pero de una manera diferente”.

Comparte este artículo:

6 comentarios en “¿Se puede vivir sin sexo?”

  1. Hola lei el articulo y la verdad m quede peor Con dudas, yo tengo pareja y dos bbs bellas pero la verdad mas alla de todo nunca senti esa cosa de desear o buscar tener relaciones sexuales, si puedo las esquivo, y no es q no ame a mi marido pero la verdad no siento deseos. Sin sexo yo estoy bien pero tengo q ceder, ademas el piensa q ando con alguien o q se yo siempre es un martirio para mi, el ni siquierA quiere hablar porque hasta pense ir a un doctor porque creo q estoy mal de la cabeza o algo asi. Q soy esa es mi pregunta estoy desquiciada o enferma esto ultimo seria bueno porque tomaria el remedio q m dieran para curarme

  2. Mi mujer es completamente asexual y yo rozo la adicción al sexo pero por respeto no lo hacemos. La quiero, no quiero separarme de ella y soy fiel porque no podría engañarla.

    ¿Qué puedo hacer? Llevo unos años así y reconozco que es un grave problema que no hemos solucionado ni hablándolo.

    1. Hola Daniel. Que bueno que te gustó la información. También respetamos el hecho de que desees, o no, seguirnos en facebook, esto es opcional.

      Con respecto a nuestra edición 20, en la que tratamos el tema «Adictos al sexo», no entendemos bien el por qué te expresas así. Estamos casi seguros de que NO has leído el artículo, y te podemos asegurar que si lo haces, posiblemente cambies de parecer.

      Gracias por comentar en este artículo, aquí estaremos siempre a la orden.

      Saludos.

Dejar un comentario