¿Qué es la respuesta sexual?

Antes de abordar el tema de la respuesta sexual desde un punto de vista estrictamente fisiológico, habría que destacar que la actividad sexual es una realidad muy rica y compleja en la que se mezclan el erotismo, la afectividad y la capacidad de reproducción. Es una fuente de placer y descarga de las tensiones, pero de igual manera nos brinda la oportunidad de comunicarnos y de intercambiar ternura y afecto. Asimismo, nos ofrece la posibilidad de concebir hijos de forma libre y responsable.

La relación sexual responde a una necesidad de comunicación física y psicológica que va más allá de la mera unión corporal de dos personas. Es un impulso instintivo que afecta a todos los procesos fisiológicos y psicológicos del ser humano.

Al no existir reglas fijas para las relaciones sexuales, durante las mismas el comportamiento puede variar mucho de una persona a otra.

Respuesta sexual

Es la forma que tiene nuestro cuerpo de reaccionar a la estimulación erótica. Comprende una secuencia ordenada y racional de acontecimientos fisiológicos que preparan al individuo para el acto sexual. Para que este ocurra con éxito, los órganos genitales deben experimentar una serie de cambios en su forma y función. Los cambios o respuestas que ocurren pueden ser genitales y/o extragenitales.

Estos cambios en el organismo están gobernados por dos funciones fisiológicas principales que son la vasocongestión (afluencia masiva de sangre a algunas zonas del cuerpo especialmente los genitales, que provoca un aumento en el tamaño y una variación en el color), y la miotonia (acumulación y liberación de la tensión muscular en algunas zonas del cuerpo). Ambos procesos se resuelven casi siempre por medio del orgasmo.

También puedes leer:   ¿Los ronquidos pueden afectar la relación de pareja?

También puedes leer: ¿Cuáles son las etapas de la respuesta sexual?

En la respuesta sexual humana y sobre todo en la femenina interaccionan dos grupos de factores: el sistema de valores sexuales (SVS) que lo constituye las experiencias del individuo que han producido placer “compatibles” con los valores que aprendió en la sociedad, familia, iglesia, escuela o grupo social. Si estos son negativos bloquean la parte del cerebro que envía los estímulos sexuales al cuerpo.

El sistema de valores sexuales es mucho más importante para la sexualidad femenina que para la masculina porque nuestro sistema psicosocial, influye para que la mujer le resulte difícil cultivar aptitudes positivas respecto al sexo.

La respuesta sexual requiere de la participación conjunta de los sentidos:

  • La vista, nos permite sumergirnos en los ojos anhelantes de quién amamos.
  • El tacto, la piel es el órgano sexual más grande.
  • El olfato, que nos permite sentir el aroma sensual de nuestros cuerpos.
  • El oído, a través del cual nos llegan los suspiros y palabras.
  • El gusto, nos permite disfrutar de los sabores de un cuerpo apasionado.

Si a ellos le sumamos, los pensamientos, las emociones, los afectos y el amor tenemos todos los componentes para que nuestro cuerpo reaccione de manera satisfactoria.

Video recomendado:

[button link=»http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=rexpuestas1″ size=»small» color=»red»]¡SUSCRÍBETE![/button] En el canal de Rexpuestas en Youtube.

También puedes leer:   Apetito sexual: ¿Cómo funciona?

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba