Homosexualidad (Parte 3 de 4): ¿Es posible que las personas se vuelvan homosexuales por la ausencia de modelos masculinos o por la forma de crianza?

Símbolos de los génerosNO. Si la homosexualidad tuviera algo que ver con la ausencia de modelos masculinos, en nuestro país, donde un gran porcentaje de la población crece sin la figura paterna, casi todos los hijos e hijas serían homosexuales o habría una mayor cantidad. Ser masculino o femenino es totalmente independiente de la orientación sexual; más bien, son roles que una sociedad impone según los sexos, pero que no tienen nada que ver con la atracción afectiva y erótica.

Las personas homosexuales, sean hombres o mujeres, en su mayoría no son fáciles de identificar, pues su apariencia física es común a las demás personas. Entre los homosexuales hay hombres muy machos, intelectuales, atléticos, tan acordes con la idea de lo masculino, que pueden pasar desapercibidos. También existen otros, cuya conducta social exhibe una delicadeza y modismos que han sido atribuidos a la femineidad. Aunque éstos son menos en cantidad, llaman más la atención, porque atentan contra la imagen del “macho” que promueve el heterosexismo, y que ha sido constituida como la norma. En este caso tenemos que aclarar que aquí no incluimos a los transgéneros, ni a los transexuales, porque es un tema aparte de la homosexualidad.

[box type=»info» border=»full» icon=»none»]

En el caso de las lesbianas, sucede lo mismo, pero se nota menos, porque el machismo no las cuestiona, por el contrario, las vende como una de las mayores fantasías de los machos.

También puedes leer:   Inauguran centro de salud sexual y reproductiva

[/box]

Durante años, las personas, y la misma ciencia, han buscado respuestas a cómo y por qué surge la orientación sexual. Muchas personas piensan que es el resultado de la manera cómo educaron a sus hijos y buscan todo tipo de explicaciones. No obstante, hay familias en las que, pese a que todos los hijos fueron educados de igual manera, unos son heterosexuales y otros no.

Todas estas creencias no son más que mitos que por años han influido en culpar a los padres y madres por la orientación sexual de sus hijos. Hoy se sabe que eso no es verdad: homosexuales, bisexuales, heterosexuales y asexuales tuvieron todo tipo de padres y madres: dominantes, sumisos, cercanos, lejanos, consentidores, estrictos, religiosos, ausentes, intelectuales, etc. Estudios científicos han demostrado que no existe forma alguna en que un padre o una madre puedan ser culpables de la orientación sexual de sus hijos; por tanto, no hay nada que los padres puedan hacer o dejar de hacer para evitar el desarrollo de la orientación sexual natural de los hijos.

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]

Muchos padres se sienten preocupados por la aparición de homosexuales en programas de televisión. Lo cierto es que los estudios científicos realizados en distintos países demuestran que esto no hará que un niño o niña cambie su orientación sexual. Lo que sí se ha demostrado es que los patrones familiares y las dinámicas en el hogar tienen un mayor peso en el ejercicio de la sexualidad de las personas, que factores externos como la radio o la televisión. También educamos sexualmente, tanto cuando se habla, como cuando se calla.

También puedes leer:   ¿Cómo criar sin violencia en una sociedad violenta?

[/box]

Para nadie es un descubrimiento que hoy en día los padres disponen poco tiempo para conversar y conocer la vida de sus hijos. Muchas veces, el hijo o la hija es un gran desconocido, del cual sólo se sabe a qué hora va a clases, cuándo sale, qué día tiene libres, y si comió o necesita ir al médico. Pero, poco se sabe acerca de qué cosas piensa, cómo se siente como ser humano, cuáles son sus miedos, sus anhelos, etc… Muchos dirán que no hay tiempo, que hay que producir dinero para mantenerlos y darles una buena educación. Por esta razón, las familias muchas veces se sorprenden al recibir una noticia de la que fueron los últimos en enterarse. Sin embargo, esta realidad se estuvo formando en sus propias casas, frente a sus ojos, que miraban sin ver.

Y es que nos guste o no, los hijos y las hijas son seres sexuados, y su desarrollo ocurrirá a pesar de nuestra prisa y de nuestras preocupaciones.

Ver otras partes de este artículo:

Artículo desarrollado en colaboración de la Lic. Leonardo Sánchez Marte.

Video recomendado:

Comparte este artículo:

Dejar un comentario