El hombre: ¿Cuándo comienza a fallar?

Martillo rotoEl paso del tiempo es inevitable para todo el mundo y, como consecuencia de ello, los órganos corporales van sufriendo un desgaste que según cada persona puede resultar diferente.

Es difícil proponer una edad definitiva en la que los varones comienzan a fallar, se acepta, tal vez por convención social que los cuarenta es una edad importante. Es entonces cuando algunas de las partes de la maquinaria corporal empiezan a mostrar dificultades. Se ha comprobado que tanto la obesidad como la diabetes o las enfermedades del corazón son más frecuentes a partir de entonces, y que este declive se manifiesta también a nivel de la piel o de la misma fuerza muscular que desciende progresivamente.

Un órgano masculino en el que la edad tiene una relevancia especial es el aparato urinario. Las dos enfermedades más importantes que lo afectan son las piedras o cálculos y los tumores. La edad para padecer cólicos nefríticos a causa de la presencia de cálculos se sitúa entre los 35 y los 45 años. En cambio, en los hombres mayores, el riesgo es prácticamente nulo.

Los expertos no saben por qué sucede esto, aunque sospechan que tiene que ver con el estilo de vida más desordenado en los hombres jóvenes.

[box type=»alert» border=»full» icon=»none»]

¿Qué pasa con el desempeño sexual?

En el caso específico del ejercicio de la función sexual, está bastante documentado el hecho de que mientras más activa sexualmente sea una persona en su juventud, más probabilidad de estar activa sexualmente tendrá en la vejez.

La capacidad de expresión sexual inicia con la concepción del ser humano y finaliza con su muerte. El ejercicio activo de la función sexual es parte de la naturaleza humana y en condiciones normales debería mantenerse sin que factores tales como la edad, por ejemplo, tengan mayores impactos sobre ella.

Sin duda, el paso del tiempo es una variable por considerar, pero no es la vejez la causa de una «muerte sexual». Hay otros factores que tienen mayor repercusión en el funcionamiento sexual que la edad misma, como la mala salud y alguna enfermedad. Con la edad, los problemas físicos pueden afectar muchos aspectos del funcionamiento de una persona, incluida la sexualidad; además, en las relaciones a largo plazo, es probable que la enfermedad de una persona afecte no sólo a la expresión sexual del individuo sino también la de la pareja.

[/box]

Una de las cuestiones que más preocupan a los varones a medida que van cumpliendo años es la disfunción eréctil o impotencia. Con mayor frecuencia que antes llegan hombres más jóvenes al consultorio con problemas de erección, en la mayoría de los casos debido a enfermedades, o como efecto indeseable de determinados tratamientos, como algunos fármacos utilizados contra la hipertensión arterial.

También puedes leer:   ¿Cómo cambia el sexo con el matrimonio?

Una reducción de las cifras de testosterona (hormona masculina), puede provocar una disminución de la libido o disfunción eréctil. Algunos fármacos, como los antidepresivos y los indicados para la hipertensión arterial, pueden originar disfunción sexual. Una apoplejía o una lesión nerviosa debida a diabetes o cirugía pueden afectar a la función eréctil. Las enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos, como la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias) y la hipertensión arterial, son factores de riesgo de disfunción eréctil. Otras posibles causas incluyen tabaquismo, problemas renales, depresión, ansiedad y alcoholismo.

El problema surge cuando no se detecta ninguna enfermedad de base. En estos casos se hace un test de testosterona. En un 95% de los casos, los resultados son normales, de manera que muchas veces el problema que ocurre es consecuencia del estrés.

Algunos autores plantean la andropausia como la causante de estos fallos. Según esta hipótesis, cuando los hombres llegan a los 40 y hasta los 55 años, pueden experimentar un fenómeno similar a la menopausia femenina, denominada andropausia, caracterizada por una caída en los niveles de testosterona. Los cambios en el cuerpo ocurren muy gradualmente en el hombre y se acompañan de cambios de actitud y estado de ánimo, fatiga, pérdida de energía, de impulso sexual y de agilidad física.

Los estudios demuestran que esta caída de testosterona representa un riesgo de otros problemas de salud, como enfermedades del corazón o huesos frágiles. Dado que todo esto ocurre durante un momento en la vida en que los hombres comienzan a cuestionar sus valores, logros y el rumbo de su vida, muchas veces es difícil advertir que los cambios que ocurren se relacionan con algo más que solamente las condiciones externas.

Muñeco con un hamburgerEl problema de la barriguita

Factores como el estrés, los alimentos con exceso de calorías, como las hamburguesas, favorecen la acumulación de grasas en el abdomen. Es aquí donde se concentra la grasa más perjudicial para la salud de los hombres. Esta concentración malsana pasa factura a nuestra salud cardiovascular y es un factor de riesgo para padecer diabetes.

La llamada obesidad central, causada por una excesiva acumulación de grasa en el interior del abdomen, está creciendo en el mundo desarrollado, y a edades cada vez más tempranas, afecta incluso a niños. Está relacionada con la vida sedentaria y la alimentación inadecuada y excesiva de calorías y grasa. Tener exceso de grasa abdominal hace 20 veces más probable el riesgo de desarrollar diabetes. La grasa del cuerpo tiende a situarse en la zona abdominal a partir de los 40.

También puedes leer:   Machismo: ¿Cómo afecta a las mujeres y a los mismos hombres?

Una dieta saludable y la actividad física regular mejoran el deseo sexual y las capacidades eróticas.

¿La calidad del semen disminuye con los años?

Al contrario de lo que ocurre con las mujeres, que con el paso del tiempo van agotando sus reservas fértiles, los varones producen esperma diariamente. Y tal vez, en el caso de los mayores de 60 años y debido a otras enfermedades asociadas, es posible que el volumen de eyaculación sea menor.

Según un estudio realizado por el laboratorio de Andrología y banco de semen del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), no se observan diferencias en el funcionamiento de los espermatozoides, tengan sus dueños 30 ó 50 años.

Letrero edadesDesde el punto de vista evolutivo, el macho de todas las especies tiene una función fecundadora de las hembras con la finalidad de perpetuación de la especie. En tal sentido, existe una garantía evolutiva que se expresa en la biología del hombre para que la posibilidad de fertilización de la hembra se mantenga aún cuando muchos otros componentes de la sexualidad (por ejemplo el disfrute) estén anulados. En tal sentido, la eyaculación es un reflejo que puede ocurrir aún cuando el macho no tenga erecciones, aún bajo situaciones emocionalmente o físicamente extremas, ya que es precisamente éste el mecanismo fundamental para la fecundación de la hembra.

Una vez que el varón se hace fértil, si no existe una enfermedad o condición específica, es capaz de fertilizar a hembras de su especie hasta su muerte. Sin duda, el paso del tiempo es una variable por considerar.

Existe una etapa óptima para la reproducción y esa etapa es durante la juventud. Por ejemplo, un estudio realizado en Israel reporta que luego de los 40 años, el hombre tiene muchas probabilidades de engendrar un hijo con rasgos autistas. La universidad de Columbia, en Nueva York, postula que parte de los errores genéticos y, por tanto, de las enfermedades congénitas que sufren algunos recién nacidos no se deben a la edad avanzada de la madre, sino a la excesiva madurez del padre.

También puedes leer:   Apetito sexual: ¿Cómo funciona?

Investigadores estadounidenses afirman que los daños en el ADN del esperma detectados en los progenitores maduros pueden deberse a un aumento de los radicales libres, es decir, a la oxidación celular. Es una buena noticia porque si los científicos están en lo cierto, disponemos de herramientas para frenar dicha oxidación. Por ejemplo, dejando de fumar, bebiendo alcohol con moderación, llevando una dieta equilibrada y haciendo ejercicio físico. Además, existen algunos nutrientes que contienen vitaminas-del grupo C y E- que pueden actuar acabando contra los radicales libres.

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]

Décadas no tan prodigiosas

Aquí se detallan las fases del ocaso masculino, teniendo en cuenta las hipótesis más pesimistas.

20 años de edad.

  • La cantidad y calidad del esperma está en pleno apogeo. Hay riesgo mínimo de producir ADN dañado.

30 años.

  • El declive puede dejarse notar en el descenso de testosterona; a partir de los 32-34 años, la fertilidad no está asegurada. Algunos expertos afirman que un varón de 35 años tiene el doble de posibilidades de ser estéril que uno de 25, pero no está demostrado científicamente. También aumenta la posibilidad de desarrollar cálculos renales.

40 años.

  • Si no han aparecido antes, se manifiestan los principales síntomas prediabéticos. Aumentan los casos de síndrome metabólico y el riesgo cardiaco, así como los fenómenos de elevación de la glucosa. Los trastornos vasculares favorecen la disfunción eréctil. Existe el doble de posibilidades de engendrar niños esquizofrénicos con respecto a un joven de 25 años. Si el padre del cuarentón ha sufrido cáncer de próstata, ha llegado el momento de hacerse una revisión. Es la edad más difícil para quien tenga predisposición a sufrir cálculos renales.

50 años.

  • Aparte de la disfunción eréctil y de los trastornos vasculares asociados, se incrementan los casos de diabetes, así como los problemas de sobrepeso y obesidad. Los errores genéticos del ADN espermático tienen más incidencia que en un individuo joven, y además de autismo, se triplica el riesgo de transmitir esquizofrenia. La mitad de los varones sufre problemas de próstata.

60 años.

  • Además de la andropausia, diabetes, trastornos cardiovasculares, hipercolesterolemia (presencia elevada de colesterol en la sangre) o afecciones de próstata, hay que añadir que a esta edad el 85% del esperma es clínicamente anormal. Aunque también les ocurre a individuos de 19 años.

[/box]

Video recomendado:

Comparte este artículo:

2 comentarios en “El hombre: ¿Cuándo comienza a fallar?”

  1. Buenos días, le escribo porque necesito de su ayuda. Mi esposo tiene 39 años y últimamente hemos tenido problemas con respecto al alcohol, está llegando al rededor de las dos de la madrugada. He visto mensajes en su telèfono celular con respecto a sexo o comentarios de su parte genital. Y lo peor es que cuando llamé al número me contestó un hombre. He llamado envarias oportunidades y es el mismo hombre.
    Mi esposo me ha pedido en varias oportunidades que le introduzca el pedo en su recto, cosa que no lo hacía antes, y todo el tiempo quiere tener sexo anal conmigo y el día que no lo hago se molesta o por lo menos se siente como si no estuviera satisfecho.
    ¿Quisiera saber cuáles son los síntomas de si el estaría cambiando su sexualidad?
    MUCHO SABRIA AGRADECER SU COMENTARIO.

Dejar un comentario

Ir arriba