¿Cómo cambia el sexo con el matrimonio?

Cuando formamos familia y decidimos compartir las vivencias e intimidades con otra persona, que conlleva a una relación continua de crecimiento para ambos; el sexo sigue siendo sexo, pero sin la histeria, ni el impulso que cuando eran novios, ya la pareja no está enfocada sólo en ellos, porque tienen responsabilidades mayores, estómagos para alimentar, ropas que acomodar, cuentas que pagar, un cuerpo que pide descansar y que en algunas ocasiones no le da la prioridad de antes a las relaciones sexuales.

En el matrimonio el sexo toma otro rumbo, más calmado, paciente, orientado a fortalecer la relación en el ámbito emocional, destinado a veces a procrear, se ubica como un desestresante o escape luego de una jornada agotadora; es la manera en que dos personas productivas, activas y con diversos compromisos se unifiquen e intercambien afectos genuinos y de plena apertura física y mental.

Las personas casadas tienen una vida sexual más rica, tanto en cantidad como en calidad; pueden disfrutar de espontaneidad, variedad y pasión.

Las parejas de larga duración se llegan a conocer mutuamente, a intimar, a comprender mejor las necesidades sexuales de su pareja. Quizás sus relaciones no sean siempre tan apasionadas como las de los solteros, pero son más duraderas, más frecuentes y amorosas, más delicadas y, en general, más satisfactorias.

También puedes leer:   El olor del sexo

Por lo general, el sexo en parejas de larga duración es más placentero, porque está adornado por el compromiso, la entrega, la retribución, se dirige a que dos cuerpos disfruten, y también a que su vida emocional salga fortalecida. Practican con confianza posiciones, juegos y aventuras sin temor a que el otro malinterprete o se prejuicie con las proposiciones. La comunicación cotidiana ayuda a tratar temas sexuales que ayudan a mejorar la vida sexual.

La opción de permanecer soltero o soltera es una decisión, un derecho que tiene cada persona. Si bien es cierto que casarse es un estado especial en la vida, también la soltería vivida con responsabilidad y seriedad en todo lo que se realiza es una etapa maravillosa.

Mantener un auto control en la vida sentimental, manejar la selección de pareja con compromiso, asumir las consecuencias de una vida sexual riesgosa, son medidas que ayudan a disfrutar de una vida de soltería a plenitud y sin riesgos.

También puedes leer:   Hombre VS Mujer: ¿Quién es mejor?

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *