Explorando

Desarrolla en forma de guía de las características y variedades de un producto o costumbre.

Diccionario sexual

Son innumerables las palabras sexuales que se encuentran en nuestro vocabulario. Pero aquí podemos mencionar algunas, y lo que significan:

Autoasfixia: Práctica sadomasoquista denominada «asfixiofilia», que consiste en lograr la excitación sexual a través del estrangulamiento. En el siglo XVlll era tan popular que había una ambulancia llamada «Sociedad de Reanimación de Personas Asfixiadas» para atender estos casos.

El sartorio: Nombre de la primera película pornográfica. La cinta argentina se realizó en 1907.

Sondaje: Método de masturbación que consiste en introducir objetos en el orificio uretral (meato) para estimular el sentido sensitivo de la uretra, canal que transporta la orina desde la vejiga hasta el exterior. En 1621, un médico tuvo que extraerle a una mujer una aguja de hueso que se perdió en el interior. Tiene otros significados aplicables en otras áreas de la salud.

Clítoris: Órgano sexual femenino que se encuentra en la zona superior de los labios menores de la vulva. Tiene más de 8.000 terminaciones nerviosas. Cuando se le estimula sexualmente, aumenta de tamaño y es fundamental en el orgasmo de las mujeres.

Dildo: Pene artificial de diversos materiales que se encuentra erecto y se usa en la masturbación o en el intercambio sexual. Existen dildos con la forma del pene de estrellas pornográficas, vegetales, animales, entre otros.

Pene: El pene es el órgano masculino utilizado para la expulsión de la orina y la relación sexual. Está conformado por tres columnas de tejido eréctil, dos cuerpos cavernosos y un cuerpo esponjoso que termina en una parte más ancha denominada glande.

Playboy: Fue la primera publicación denominada en esa época de pornográfica suave. Su primer número (con Marilyn Monroe en la portada) se puso a la venta en 1953 y se vendieron 50.000 ejemplares. Tan sólo dos años después sus ventas ascendieron a 400.000 ejemplares.

Garganta profunda: Película con la que se consagró el porno duro, que es un género pornográfico en el que se muestran escenas de sexo explícito. Creada en 1972, fue el primer largometraje pornográfico con argumento, y dio a la productora una ganancia de 4.500 dólares por cada dólar invertido. Los protagonistas fueron la legendaria Linda Lovelance y Harry Reams.

Zonas erógenas: Partes del cuerpo especialmente sensibles a la estimulación sexual, entre las que se encuentran los genitales, los pechos, el cuello, los pies, el cabello y las axilas.

Erección: Endurecimiento e incremento del tamaño de clítoris, pene o pezones durante la excitación sexual.

Impotencia: Término en desuso para identificar la disfunción sexual masculina, que hoy día se conoce como disfunción sexual eréctil. Se da cuando un hombre es incapaz de experimentar una erección o de mantenerla para realizar el coito.

Historia del ojo: Obra erótica surrealista escrita por Georges Bataille en 1928. Mezcla la transgresión de las normas sexuales con la muerte. Para muchos críticos es la obra maestra de la literatura erótica. Fue ilustrada por Hans Bellmer.

Lubricación vaginal: Parte de la respuesta sexual femenina caracterizada por presentar un líquido transparente segregado por las glándulas de Skene en el momento de la excitación, que facilita la penetración.

Orgasmo: Una de las fases de la respuesta sexual en hombres y mujeres. En general, puede ser definido como una serie de contracciones musculares involuntarias, sobre todo en la zona pélvica, acompañado de sensaciones placenteras y una fuerte sensación de descarga de tensión. El orgasmo de los varones suele durar de tres a quince segundos y el de la mujer hasta veinte segundos.

Vagina: Conducto muscular y elástico que se extiende desde la vulva hasta el útero de la mujer. La cavidad de la vagina participa tanto en el coito, en el momento del parto, así como el conducto de salida de la menstruación. El origen de la palabra parece estar ligado a la funda que se usaba para guardar las espadas llamadas «vaina».

Eyaculación: Expulsión del semen a través del pene, acompañada de una sensación de placer. Generalmente las primeras eyaculaciones se experimentan durante los sueños eróticos que son impulsados por el deseo sexual y las fantasías sexuales. A las primeras eyaculaciones se les llama: eyacularquia, torarquia o semenarquia.

Próstata: Un órgano glandular, de tamaño similar a un huevo de codorniz, que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto. Su función es producir y segregar parte del líquido seminal de la eyaculación.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Imaginación sexual: El mundo mágico

“Fantasía” califica a los pensamientos que genera la imaginación. Las fantasías pertenecen al ámbito de lo imaginario y permiten representar la vida de una forma distinta. Son producto de la imaginación que todos somos capaces de crear.

Todo el mundo, en mayor o en menor medida, tiene la capacidad de generar imágenes y pensamientos sobre temas sexuales que producen sensaciones muy placenteras.

Con las fantasías no tenemos “límites”, la creatividad se desborda pudiendo caer entonces en terrenos prohibidos y donde todo es posible. En muchas ocasiones se recurre a ellas para elevar la excitación, para romper con la rutina y ayudarnos a superar creativamente los límites de la realidad.

Algunas fantasías pueden hacernos dudar sobre nuestras preferencias sexuales o la capacidad de fidelidad que tenemos.

Algunas personas se preocupan por considerar sus fantasías raras o enfermizas y piensan que están mentalmente trastornadas y se sienten culpables o avergonzadas.

No existen datos científicos que demuestren que las fantasías sexuales revelen detalles sobre la conformación psicológica de la persona, nuestros valores personales y sociales pueden diferenciarse de nuestras fantasías.

  • En la sociedad norteamericana de la década de 1940, las mujeres no tenían derecho a las fantasías sexuales y una mujer que se respetaba no hablaba de ello.
  • La gran mayoría (94%) de las mujeres consultadas por los investigadores Claude Crépault y Georges Abraham declara recurrir con frecuencia a imágenes mentales durante sus relaciones heterosexuales.
  • El investigador Calude Crepault atribuye a la fantasía el papel de una zona erógena intrapsíquica. afirma que experimentar una fantasía parece tener el mismo efecto de excitación que la estimulación de alguna zona erógena del cuerpo.
  • La fantasía más habitual de la mujer consiste en revivir una relación sexual anterior (79%) o hacer el amor con otro compañero, la ilusión de una película erótica (71%), la imagen del sexo oral (64%) y, por último, las escenas románticas de seducción (61%). Son menos habituales las relaciones con varios hombres y las fantasías masoquistas u homosexuales.
  • Las fantasías masculinas son más diversas. La más habitual: hacer el amor con varias mujeres (20%), mantener relaciones sexuales con otra compañera conocida (9%), con desconocidas, mujeres exhibicionistas o en grupo (6%), la imaginación de una parte del cuerpo femenino (6%), una escena homosexual femenina (2%) o un episodio de iniciación sexual (2%).
  • Las fantasías se dan durante la fase de excitación (36%) o en el período antes del orgasmo (22%).
  • Las fantasías sexuales contribuyen a la aparición y al mantenimiento de la excitación.
  • El 55% de los hombres del estudio del investigador Crépault afirma haber tenido intención de cumplir, por lo menos, una de sus fantasías eróticas con su pareja habitual; el 61% dice haber hablado de sus fantasías con la compañera. No obstante, cuando se trata de fantasías raras, como el sadomasoquismo (8% de los hombres y el 12% de las mujeres entre 20 y 24 años), la cuestión de llevarlas a la práctica se plantea de forma distinta, sobre todo en cuanto a la aceptación de la compañera.
  • Es normal fantasear con la pareja.
  • El gran estudio del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica (INSERM) sobre los comportamientos sexuales en Francia revela que la primera fantasía de hombres y mujeres, es “mantener relaciones sexuales con personas tiernas y románticas”.
  • En una encuesta americana realizada entre alumnos resultó que la gran mayoría de las fantasías de los adolescentes eran acariciar a una pareja y acostarse con ella. Un 3% citó fantasías homosexuales, el 24% de los chicos y el 6% de las chicas hacían referencia a fantasías sádicas. El 21% de las chicas y el 11% de los chicos mencionan fantasías masoquistas, y el 35% de los chicos y el 25% de las chicas, fantasías de voyeurismo (obtener placer sexual observando los órganos sexuales y las actividades sexuales de otros).

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Masturbacion

La masturbación: Una práctica reprimida

La masturbación es una práctica íntima, privada, que puede asociarse, o no, con la relación que se tenga con otros. Es una manera de mantener activo el erotismo y puede ser practicada por hombres y mujeres durante toda su vida, sin culpa, castigos ni temores.

Es uno de los tabúes más depurados en nuestra cultura y que más calificativos ha recibido. Costumbre enojosa, crimen abominable, exceso culpable, decadencia maníaca, desviación juvenil, locura solitaria, complacencia viciosa, comercio criminal, son algunos de los títulos utilizados para condenar una práctica que por muchos años ha sido muy reprimida y calificada como una “mala costumbre”.

Otra manera de denominar la masturbación es con el término Onanismo, que deriva de Onán, personaje bíblico que, a la muerte de su hermano, le fue ordenado por mandato divino copular con su cuñada. Para no embarazarla, eyaculó fuera de la vagina de la viuda; tras lo cual, por su desobediencia a la Ley, fue castigado con la muerte, ya que en ese entonces todo acto sexual no destinado a la procreación era castigado, pues el objetivo principal era el crecimiento y supervivencia del pueblo judío.

  • En sociedades desarrolladas como la egipcia y la grecorromana existía, al menos entre las clases dominantes, un alto grado de liberalidad sexual; hay referencias a cultos fálicos y a masturbaciones en grupos en fiestas como las llamadas Saturnallias (siete días de fiesta en honor del dios Saturno) o los Bacanales.
  • En 1532, “Las reglas penales” del emperador Carlos V disponían la pena de muerte para los masturbadores, para los que tenían relaciones sexuales con personas del mismo sexo y para los que utilizaban anticonceptivos.
  • En los siglos XVI y XVII, la masturbación se valoraba, porque se creía que favorecía la fecundidad. Las matronas, que fueron las primeras comadronas, introducían a las futuras madres en la masturbación y en la producción de orgasmos fecundadores.
  • En 1758, el célebre médico suizo Tissot, famoso por su ensayo El onanismo: tratado de las enfermedades producidas por la masturbación y su tratamiento, describe el dramático retrato de un joven muerto entre terribles sufrimientos y una decadencia total, a causa de “malas costumbres”. Afirmaba que la pérdida de una onza de semen por vía masturbatoria era tan debilitante como la pérdida de 40 onzas de sangre y llegó a afirmar que la masturbación era la más mortífera y siniestra de las prácticas sexuales.
  • En el siglo XVIII el médico John Marten describía los síntomas de algo llamado “enfermedad posmasturbatoria”, y afirmaba que la autoestimulación genital era resultado de una disfunción y causaba enfermedades y desfiguramiento físico.
  • Durante la segunda mitad del siglo XIX en los Estados Unidos se emprendió una guerra en contra del autoerotismo. En ese tiempo se organizaban movimientos nacionales que exigían a los familiares espiarse mutuamente para desenmascarar a los masturbadores, los cuales podían ser humillados, encerrados en manicomios y podían llegar a ser castrados.
  • Recién a finales del siglo XIX comienza a producirse un cambio de mentalidad y a considerarse que la masturbación no era la causa de disturbios mentales, sino que podía, en los casos compulsivos ser una consecuencia.
  • En 1983, el Vaticano publicó el documento sobre la educación sexual “Orientaciones educativas sobre el amor humano”, donde se dice que “la masturbación es un grave desorden moral”, y que aunque sólo Dios conoce la responsabilidad moral subjetiva de cada acto, “de ningún modo se puede sostener que en el campo sexual no se cometen pecados mortales”.
  • A inicios del siglo XX existían artefactos para prevenir la autosatisfacción sexual, como las jaulas con resortes para mantener el pene y el escroto en su lugar, dispositivos que disparaban una alarma si el joven tenía una erección y a su vez aplicaban una descarga eléctrica; guantes metálicos para cubrir las manos de los niños; anillos con púas metálicas que punzaban el pene si se producía una erección y protectores metálicos para la vulva.
  • La persecución de adolescentes con el falso pretexto de la peligrosidad de la masturbación duró más de un siglo en toda Europa, con el apoyo de la religión y de la clase médica. Se ataba a los niños, se encerraban sus órganos sexuales en cajas cerradas con llave, se quemaba el clítoris de las niñas. La crueldad de los perseguidores sólo es comparable con el silencio de una población que creía firmemente en el daño que ocasionaba la masturbación. Los médicos sostenían: “Este vicio conduce a nuestra sociedad al abismo, la masturbación mina el cuerpo social, debilita y destruye el vínculo conyugal y, en consecuencia, ataca a la familia, base fundamental de toda sociedad”.
  • En algunas poblaciones indígenas de Colombia aún se acostumbra que, cuando llega un invitado de otro lugar, sólo es aceptado como huésped si se deja estimular los genitales en forma manual por un miembro varón de la tribu.

Video recomendado:

[button link=»http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=rexpuestas1″ size=»small» color=»red»]¡SUSCRÍBETE![/button] En nuestro canal de youtube.

El clítoris: «La llave mágica»

  • Llave antigüa - clítorisEl clítoris es la parte del cuerpo humano que concentra mayor número de nervios.
  • El clítoris acumula la sangre como consecuencia de la excitación sexual, aumenta de tamaño igual que el pene aunque no en las mismas proporciones.
  • Los científicos han descubierto que el clítoris mide casi diez centímetros.
  • Buena parte del clítoris crece hacía dentro.
  • El clítoris no tiene otra función que la de producir placer.
  • Al día de hoy, entre 100 millones y 140 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a alguna forma de mutilación genital femenina.
  • Un ejemplo extremo del intento de dominación de la sexualidad y el erotismo de la mujer por parte del varón es la mutilación de los genitales femeninos.
  • La palabra clítoris deriva del griego «kleitoriazein», que significa «tocar o hacer vibrar lascivamente, mostrar inclinación al placer».
  • En Europa durante los siglos XVIII y XIX se practicó la clitoridectomía (mutilación genital femenina o circuncisión femenina) a las mujeres, supuestamente para «curar la histeria y la epilepsia».
  • En algunas culturas africanas se practica la infibulación o la ablación (mutilación total o parcial) del clítoris a una edad muy temprana, para evitar que las mujeres conozcan el placer sexual y el orgasmo. Esta práctica es considerada, en esas culturas, parte de un rito de iniciación a la pubertad que se supone protege la virginidad de las mujeres y asegura que vivirán en castidad hasta el matrimonio. Pero, para otras sociedades, creencias o culturas se trata de una forma de discriminación y violencia hacia la sexualidad de la mujer. Esto se hace generalmente con instrumentos rudimentales y artesanales, lo que las expone a serias complicaciones de sangrado, infecciones en el área genital que pueden hacerse generales.
  • Para evitar el contagio de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) se usan barreras o diques dentales (una lámina de látex que se coloca sobre la vulva mientras se practica el cunnilingus), guantes de látex o dedales (capuchas de plástico como las que se usan en los restaurantes para protegerse de los cortes). El Condón femenino pudiera ser una buena opción, pues con él se cubre prácticamente toda la vulva.
  • Etimológicamente clítoris en latín significa: «Llave».
  • El médico Nicolás Venette (1622–1698) sostenía una gran mentira: «Que la mujer puede autofecundarse si se le perfora el clítoris». Afortunadamente, nunca intentó probarlo.

El orgasmo femenino a través de la historia

La incidencia del orgasmo femenino guarda una enorme variabilidad intercultural: mientras que en algunas comunidades es rara la mujer que no tiene uno o dos orgasmos durante la relación erótica, en otras inmersas en una represión severa brilla por su ausencia.

NO existe un patrón universal que rija el orgasmo femenino, cada mujer lo experimenta con distintas sensaciones, intensidad y duración.

  • Aristóteles y Platón estaban convencidos de que el erotismo femenino podía llegar a ser tan fuerte que durante el coito una mujer podía partir en dos a un hombre por sus caderas.
  • En el continente africano los Masai sólo tienen relaciones de noche, cuando ellas están cansadas porque si no, su orgasmo sería capaz de convertir el semen en agua.
  • Los Bantús (tribu africana) les tienen tanto miedo a las contracciones orgásmicas de la vagina que prefieren eyacular entre las rodillas de sus esposas.
  • Los Benín (tribu africana) hacen que las mujeres se casen entre sí para darse placer entre ellas y cuando desean tener hijos, alquilan un varón para que les haga el trabajo.
  • Las Japonesas de antes de nuestra era inventaron las hasta ahora populares ben-wa (alegría) o perlas japonesas que insertaban en sus vaginas para que el roce constante estimulara su punto G, proporcionándoles una placentera y orgásmica sensación durante el día.
  • En África y Nueva Guinea algunos pueblos comparten la creencia de que la vagina tiene escondidos dientes que pueden morder el pene del varón si el deseo femenino se torna ingobernable.
  • El término ‘’Petit Mort’’ para definir el orgasmo, viene de la idea que tenían los franceses de que durante la muerte la última sensación era un orgasmo.
  • Los Isabelinos vivían convencidos de que cada clímax les restaba un minuto de vida.
  • A principios del siglo XX algunos médicos vieneses extirpaban el clítoris porque consideraban que el orgasmo podía provocar en la mujer debilidad mental y dificultades para tener hijos.
  • Poseídas o en arrebato místico, histéricas convulsionadas o libertinas: así fueron llamadas las mujeres que se atrevieron a explorar en el pasado su placer sensual.
  • Sólo la cuarta parte de las mujeres llega al orgasmo durante la cópula sin necesidad de estimular a la vez el clítoris, y únicamente 1.5% utiliza un objeto para simular la penetración cuando se masturba.

Video recomendado:

[button link=»http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=rexpuestas1″ size=»small» color=»red»]¡SUSCRÍBETE![/button] En el canal de Rexpuestas en Youtube.

Ir arriba