¿Qué es un buen amante?

Cotejo verdeEs imposible llegar a una definición del buen amante que satisfaga a todos y todas porque dependerá de nuestros deseos y valores personales, tendrá que llenar los requisitos que demande nuestra cultura y sobre todo nuestros sueños.

Por demás está decir que no será lo mismo lo que expresen los hombres sobre lo que es un buen amante a lo que expresen las mujeres. Desde la perspectiva masculina es probable que muchos consideren fundamental la suma de experiencias, habilidades y físico, que hagan un compañero sexual capaz de manejarse con destrezas sexuales maravillosas, con desempeños inigualables, capaz de brindar largas jornadas de sexo vigoroso que haga gemir y suspirar a su compañera. Ese hombre que con su masculina forma de amar reafirma la masculinidad que le ha sido vendida por los medios y por su cultura machista. Es probable que muchos hombres entiendan que un buen amante debe ser un conocedor de las posturas sexuales más diversas y ser capaz de volver loca de placer a la mujer con su miembro espectacular, dueño de un poder sobrenatural, y su reafirmación de ser un espécimen perfecto para el amor, todo esto sumado a la falsa percepción de tener un cuerpo atlético, musculoso y con un abdomen definido y plano, en resumen, un ser poderoso y orgulloso de lo masculino.

También puedes leer:   Presión social a las personas solteras

Si le preguntamos a las mujeres encontraremos respuestas un tanto diferentes a las expresadas por los hombres, y es que la sexualidad femenina es suma de deseo, miedo, afecto y placer. Ellas esperan encontrar un amante que al conquistar su cuerpo, primero haya conquistado las murallas de sus anhelos, que les garantice confianza, que les garantice un cuidado y respeto, que les permita dejar su cuerpo fluir por los caminos del placer, un compañero de tibia piel, que con su comunicación afectiva y efectiva le permita la proximidad tranquila donde acurrucar su cuerpo y sus miedos. Ese amante que con su olor masculino le despierte los deseos escondidos prestos a desatarse con la magia de su afecto, dueño de unas manos generosas dispuestas a recorrer los lugares más escondidos de la geografía de su cuerpo, que provoque el erizamiento de su piel y el danzar acelerado de su corazón, un amante que al mirarlas trasmita seguridad y pasión, lo suficientemente masculino que le permita ser tierno sin temor a ser débil, alguien que sea capaz de dar placer trasmitiendo afectos, alguien que pueda ser dulcemente masculino, fuerte y no tosco, que envuelva pero que no dañe y con la capacidad de poder trasmitir al besar, el mensaje de su pasión. Ellas no esperan unos brazos musculosos que aprieten sino unos brazos masculinos que acunen y abracen.

También puedes leer:   ¿Una pareja estable debe realizarse análisis de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)?

La mujer, al igual que el hombre, sueña con el placer, con la explosión de orgasmos maravillosos llenos de un deleite irrepetible, pero para llegar a ese placer buscado, el camino es más adornado y elaborado que el puramente físico del hombre, y es cierto que sueñan con un cuerpo hermoso pero dueño de una mirada y dotado de una ternura que les enamore el alma, que al cerrar los ojos les haga recordar ese ser lleno de masculinidad, que la conduce cuando aman con ternura y destreza en la fiesta del amor, y que en la vida es ese constructor solidario de su historia.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario