Entrevista a Magaly Caram

Magaly Caram
Magaly Caram, Directora Ejecutiva de Profamilia.

¿Cómo ve usted la difusión de educación sexual en nuestro país?

Con muchas debilidades de contenido, metodológicas, de juicios de valor. Desvinculada completamente de la realidad social, del ser, y tratando de orientarse más hacia el deber ser que responde a esquemas y valores propios de una subcultura que no representa la sociedad dominicana como un todo, de un sector que históricamente ha sido hegemónico, pero que también actúa con doble moral.

La educación para la sexualidad está ausente de las personas jóvenes en edad escolar, tanto de la escolarizada como de la no escolarizada, de jóvenes que viven en condiciones vulnerables, de jóvenes en conflicto con la ley, de jóvenes que no tienen acceso a Internet, a lectura científica actualizada.

El Estado no acaba de asumir que la educación para la sexualidad es tan importante como la educación formativa, académica, no me refiero a un gobierno en particular, sino a todos los estamentos del Estado. La educación para la sexualidad ha sido satanizada por sectores que tienen interés en mantener la represión y el control de las vidas y los cuerpos de las personas, especialmente de las mujeres, de las jóvenes.

¿A qué nivel considera usted que es importante comenzar a educar sexualmente?

Desde hace años se acuñó una frase; un niño es concebido, su educación sexual se inicia. Desde que el niño nace lo estamos educando sexualmente, de una u otra manera, le estamos transmitiendo valores sexuales. La diferencia está en si son los adecuados, si son científicos, desprovistos de juicios de valor. La forma en que socialicemos a los menores va a pautar su conducta sexual en el futuro.

¿Represión? ¿Discriminación? ¿Segregación? ¿Conductas de dominación? conductas típicamente masculinas con características específicas como el poder, el control, la dominación y otras típicamente femeninas como la sumisión, la obediencia, la delicadeza, la ausencia de asertividad, son algunas de las formas de emitir mensajes que van conformando la conducta sexual de las personas.

También puedes leer:   Entrevista a Héctor Manuel Eusebio Polanco

Los modelos que transmitimos a los menores son también muy importantes. Si el ambiente en el hogar es de agresividad, violencia, abandono, son los valores que las personas jóvenes van a asimilar y a internalizar.

La experiencia nos está demostrando que estamos llegando tarde. Los jóvenes y las jóvenes están iniciando cada vez más temprano las relaciones sexuales, están teniendo su primera relación y sus primeros hijos a una edad cada vez menor. Estamos en presencia de niñas teniendo niñas. Niñas que deberían estar formando su futuro en la escuela, en la sociedad, en el campo laboral, profesional, en su formación humana integral, en su aspecto emocional, en su madurez y desarrollo, se están teniendo que orientar a criar otros niños o niñas.

La realidad social nos está golpeando duramente y nos está señalando que estamos llegando tarde. Que las jóvenes están teniendo relaciones sexuales y estamos llegando cuando ya la joven tiene hijos, cuando ya ha sido expulsada de la escuela, por decisión de la Secretaría de Educación, o por decisión de la persona responsable de dirigir el plantel.

[box type=»alert» border=»full» icon=»noe»]

¿Cuáles acciones ha tomado Profamilia para ayudar a los adolescentes con el tema del acceso a la planificación familiar sin discriminación?

Profamilia promueve en primer lugar una educación integral, que las personas aprendan a amar y a respetar su cuerpo, a reconocer la sexualidad como algo hermoso y positivo que la vida nos ha dado, y que aprendan a usarla de manera consciente y responsable de las consecuencias.

Promovemos posponer el inicio de las primeras relaciones sexuales, aunque parece que con poco éxito. Promovemos el uso del condón para prevenir un embarazo y una infección de transmisión sexual si han de tener la relación. Promovemos el aumento en la edad del primer hijo, de manera que permita que las personas jóvenes puedan completar su ciclo vital de formación humana, académica, laboral y si todavía no tenemos éxito, promovemos el espaciamiento del segundo embarazo.

También puedes leer:   Palabras de Elaine Féliz en el Panel: "Jóvenes y Derechos más allá del 2015"

Tratamos de no discriminar, de no culpabilizar a las jóvenes que llegan a nuestros centros en busca de servicios. Bastante angustia tiene para encima de eso culpabilizarla y discriminarla. Tenemos servicios especializados para personas jóvenes, que incluyen apoyo emocional, consejería, ginecología, y trabajo comunitario basado en la metodología de educación de pares, jóvenes educando a jóvenes. Esta metodología ha sido muy eficiente, evaluada por profesionales académicos, con muy buenos resultados.[/box]

Lapicero gris¿Cree usted que la población dominicana en general conoce los derechos sexuales y reproductivos y cuáles instituciones los protegen?

No los conocen, los de Profamilia sí, pero es un grupo pequeño con respecto a la proporción de jóvenes que tiene el país. Se estima que cerca del 35% de la población tiene menos de 24 años. Por más esfuerzo que hagamos Profamilia no puede sola. Es necesario que exista una política de Estado, que éste asuma su responsabilidad, sin mojigaterías, sin chantajes, sin miedo a los truenos y sí con preocupación por los millones de jóvenes que se beneficiarían de su accionar.

Algunas instituciones gubernamentales están haciendo esfuerzos, pero con pocos recursos. Algunos espacios del Estado también, pero con limitaciones en el contenido. No, no es suficiente. Tenemos que hacer más y es obvio que en este tema nunca se va a terminar.

¿Cómo compara la sexualidad adolescente de nuestro país con los de otros países de América Latina?

Depende con cuál. Con algunos países de Centroamérica y el Caribe la situación es más o menos similar. En países donde se ha logrado una separación entre los roles del Estado y los roles y predominio de algunas religiones que actúan más como partidos políticos que como religiosos, se ha avanzado mucho. Este punto es muy importante.

También puedes leer:   Entrevista a Tania Báez

Los países desarrollados tienen educación sexual desde el preescolar en el sistema educativo, y los resultados son evidentes, especialmente para la salud de las mujeres. Menor morbilidad, menor mortalidad causada por embarazo, por parto y por aborto.

Sin embargo no podemos negar que estamos en presencia de un fenómeno social, con carácter mundial, de una precocidad sexual generalizada en casi todas las sociedades y en todas las clases sociales. La diferencia está en el manejo que se le da dependiendo de las condiciones socioeconómicas.

¿Qué acciones debemos aplicar para mejorar el comportamiento sexual de nuestros jóvenes y evitar el embarazo adolescente?

  • Iniciar la educación sexual en el sistema escolar desde los 10 años.
  • No expulsar a las jóvenes embarazadas de las escuelas, porque es una actitud discriminatoria.
  • Educar a las jóvenes con asertividad, de manera que mejore su autoestima y puedan tener control total sobre su conducta.
  • Incorporar a papá (cuando esté) y a mamá para que comprendan y permitan la educación sexual en sus hijos.
  • Un intenso programa formativo para profesores, directores de escuelas y también para los medios de comunicación.
  • Crear conciencia que esto es una situación entre dos, que no solo compete a la joven sino también al varón. En la cultura dominicana el joven se desentiende cuando conoce la condición de embarazo en la joven. Ahí se inicia el doloroso peregrinar de la joven; la expulsan de la casa, el joven no asume responsabilidad, abandona la escuela… y para de contar.
  • Luchar por posponer las primeras relaciones sexuales, si esto no da resultado, que las personas jóvenes tengan acceso a métodos anticonceptivos de acuerdo a sus condiciones, sin ser discriminados, sin culpabilizarlos.
  • Tratar de que las jóvenes pospongan el primer embarazo, si no es posible, el segundo.
  • Desarrollar políticas sociales de prevención y apoyo a madres jóvenes, especialmente a madres solteras.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba