Entrevista a Gilka Meléndez

 

Gilka Meléndez
Gilka Meléndez, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en República Dominicana.

¿Qué es el UNFPA?

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), es una agencia de cooperación internacional para el desarrollo que promueve el derecho de cada mujer, hombre y niño a disfrutar de una vida sana, con igualdad de oportunidades para todos. El UNFPA apoya a los países en la utilización de datos socio-demográficos para la formulación de políticas y programas de reducción de la pobreza, y para asegurar que todo embarazo sea deseado, todos los partos sean seguros, todos los jóvenes estén libres de VIH/Sida y todas las niñas y mujeres sean tratadas con dignidad y respeto.

¿Cuál es la situación actual de la salud sexual y reproductiva en los países latinoamericanos?

Este es uno de los temas de mayor incidencia en la agenda de los países en vías de desarrollo. Los compromisos asumidos por los gobiernos con las Metas del Milenio, el Plan de Acción de El Cairo y otras cumbres internacionales, merecen una respuesta a las cifras de muertes maternas registradas en todo el mundo, que superan el medio millón por año.

Continúan siendo amplias las brechas relacionadas con un abordaje integral que favorezca la autonomía de la mujer versus su salud reproductiva, partiendo de un enfoque de derechos, género, y respuesta en situaciones de vulnerabilidad y desarrollo humano. La evidencia sugiere que la carencia de información y de acceso a servicios de calidad de salud reproductiva, al igual que la existencia de barreras sociales y culturales, limitan el ejercicio pleno de la vida sexual reproductiva de las mujeres, principalmente en países de fecundidad alta y de grupos menos favorecidos.

También puedes leer:   Entrevista a Sarita Menéndez

Entre 1970 y 2005, la región pasó de tener un promedio de cinco hijos por mujer a 2,8, alcanzó niveles por debajo de la media mundial que corresponde a tres hijos por mujer. Sin embargo, no ha sido igual entre los países ni al interior de ellos, Haití mantiene una tasa global de cinco hijos por mujer.

¿Por qué cree usted que estemos viviendo una precocidad sexual en casi todas las sociedades del mundo?

Guarda mucha relación con las informaciones que está recibiendo la población adolescente desde los medios de comunicación. Además, reciben una limitada educación sobre sexualidad humana, lo que les impide crear un nivel de naturaleza crítica al momento de tomar decisiones sobre el inicio de las relaciones sexuales, la negociación del método de barrera (condón) para disminuir el riesgo de un embarazo no deseado o de contraer una infección de transmisión sexual, incluyendo el VIH y sida. Todo lo anterior limita la posibilidad de desarrollar un proyecto de vida exitoso, permeado de principios y valores.

¿Cómo ve usted la difusión de la educación sexual en nuestro país?

La educación sexual en la República Dominicana continúa tras bastidores, enfocada en acciones e iniciativas muy puntuales. Es necesario que el Estado la asuma como parte del currículo del sistema educativo nacional. Mientras tanto, estamos apoyando a organizaciones de la sociedad civil en programas educativos e informativos del sector informal de la educación.

¿Cree usted que los dominicanos conocemos nuestros derechos sexuales y reproductivos y cuáles instituciones los protegen?

Existe un desconocimiento sobre derechos humanos en general y reproductivos en particular. Las instituciones que informan sobre esos derechos son generalmente de la sociedad civil sin fines de lucro.

También puedes leer:   Entrevista a Zoila Luna

Lentes negros¿Qué están haciendo ustedes como institución para prevenir el embarazo en la adolescencia?

Para el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) el embarazo en la adolescencia representa un tema de vital importancia para el alcance de una sociedad más equitativa, que facilite el empoderamiento de la mujer y la reducción de la pobreza.

En tal sentido, apoyamos a la Secretaría de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS), a través del Programa Nacional de Atención a la Salud Integral de los Adolescentes (PRONAISA) en:

  • Apoyo a proyectos de prevención de embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual en adolescentes.
  • Fortalecimiento de la participación comunitaria y de la red de multiplicadores pares para propiciar en los jóvenes la creación de proyectos de vida.

Con organizaciones no gubernamentales apoyamos en:

  • La ejecución de proyectos de prevención de conductas de alto riesgo en jóvenes fuera y dentro del sistema escolar.
  • Asistencia técnica en el diseño de un sistema de monitoreo de la aplicación de las políticas públicas de juventud.
  • Fortalecimiento de la capacidad institucional de las organizaciones juveniles y las oficinas municipales de juventud.

¿Hasta qué punto cree que los grupos conservadores están influyendo en que no se difunda el tema?

La información es un derecho ciudadano. Cuando trabajamos en el desarrollo de los pueblos debemos partir de las evidencias que limitan ese desarrollo.

Un embarazo adolescente afecta a cinco de los objetivos de desarrollo del milenio que los países se comprometieron a asumir. Las principales causas de muerte de la joven dominicana son debidas al sida y a abortos inducidos por un embarazo no deseado. Entre el 30% y 35% de los partos de los hospitales públicos corresponden a adolescentes de entre 13 y 18 años.

También puedes leer:   Entrevista a Miguel Antonio Rivera Juliao

En la República Dominicana existe una tasa de mortalidad materna de alrededor de entre 150 y 159 por cada 100 mil nacidos vivos, el 19% corresponde a la población adolescente. Ninguna mujer debería morir por causas relacionadas al embarazo, parto o el puerperio (tiempo que sigue inmediatamente al parto), en los países en desarrollo la mortalidad materna es casi inexistente.

¿Cómo ve usted el acceso a la planificación familiar de las adolescentes en nuestro país?

La SESPAS, a través del PRONAISA, ofrece servicios de atención integral para adolescentes. Es importante puntualizar que las jóvenes llegan a estos establecimientos con algún problema médico o embarazadas. El orograma intenta prevenir un segundo embarazo no deseado, e infecciones de transmisión sexual, incluido el virus de inmunodeficiencia (VIH).

Con respecto a la oferta de métodos anticonceptivos, el sector público aporta el 51.2% y el privado 43.9%, lo que se ha traducido en el incremento de uso de métodos modernos de 69 % a 73% en cinco años. Sin embargo, se mantiene una demanda insatisfecha de 11% en la población general.

Preocupa la resistencia por parte de los jóvenes al uso de métodos de barrera (condón), es fundamental que las estrategias de información, educación y comunicación, sean elaboradas con un enfoque de sensibilidad cultural, de manera que propicien una conciencia sobre el riesgo y generen cambios en la conducta de adolescentes y jóvenes.

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *