Dolor testicular

Huevos de oroUn motivo de consulta bastante común al urólogo es el dolor testicular, síntoma que ha preocupado a los médicos de todas las épocas.

Ya en la antigua mitología Griega, los testículos adquirían su importancia, ya que eran los preferidos por los dioses para atormentar a los hombres con sus flechas, cuando querían castigarlos.

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]

Cuando hacemos mención al dolor testicular, nos estamos refiriendo al dolor localizado en esa región, que con mayor frecuencia es en sí testicular y es llamado orquialgia. Puede estar localizado en muchos sitios, tener diferentes grados de intensidad, diferentes causas, ser de mayor o menor gravedad, y que es necesario un conocimiento de la causa que lo produce para poder brindar una orientación adecuada especialmente a jóvenes que por desconocimiento, por querer ser más hombres que otros o por vergüenza no lo consultan.

[/box]

El dolor lo podemos clasificar en tres tipos diferentes: somático (superficial), visceral (testicular) y neuropático (trayecto nervioso).

El grupo de infecciones es la causa más frecuente de dolor agudo, con excepción de los niños, donde es menor la incidencia, pero aún en esta edad, las infecciones alcanzan a ser responsables de un 35% de los cuadros. La causa infecciosa debe sospecharse, cuando el paciente se presenta con un cuadro de dolor gradual, acompañado de dolor o molestia al orinar, secreción (pus) por la uretra, fiebre, antecedentes de infección o malformación urinaria.

También puedes leer:   ¿Cuándo podemos decir que sufrimos de eyaculación precoz?

Aunque no dolorosa, la ausencia de los testículos uni o bilateral, llamada criptorquidea es una causa común de consulta por parte de la madre.

En la infancia, el dolor se manifiesta por llanto, y señales de inflamación en el área afectada siendo las principales causas las hernias, infecciones y torsiones.

En los niños, la causa más frecuente de inflamación del testículo, es desencadenada por una infección causada por el virus de la parotiditis, mejor conocido como “papera”.

En los adolescentes y adultos jóvenes el dolor genital es causado por traumatismos, inflamaciones, tumores, varicocele, testículos ocultos y la torsión que se muestra mayormente en las primeras fases de la adolescencia.

[box type=»note» border=»full» icon=»none»]

Los traumas que ocasionan el dolor testicular regularmente son leves y relacionados a actividades deportivas. Otras causas pueden ser inflamaciones ocasionadas por infecciones urinarias o Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

[/box]

Los tumores del testículo suelen ser no dolorosos y habitualmente malignos, se caracterizan por nódulos (protuberancias en la piel sólidas) adheridos al testículo de crecimiento progresivo. El cáncer testicular es la malignidad más frecuente en hombres de 15 a 35 años de edad y la segunda más común entre los 35 y los 39 años.

Las torsiones son el grupo que exige la mayor habilidad del médico y que puede salvarle el testículo a un paciente. También debe ser sospechada en infantes con irritabilidad, acompañados de náuseas y vómitos.

También puedes leer:   ¿Qué son las Infecciones de Transmisión Sexual?

Es frecuente ver en el adolescente joven que súbitamente es despertado por un fuerte dolor testicular; si no se diagnostica y se trata antes de las seis (6) horas, provocará una disminución del transporte de oxígeno y sangre al tejido que podría causar la muerte celular y del tejido (isquemia y necrosis testicular respectivamente), con la consecuente pérdida de un testículo que pudo ser salvado, en el 50% de los casos. Algunos de estos testículos retornan en forma espontánea a su posición, en estos casos se habla de testículos retráctiles.

En el adulto joven y mayor el dolor genital masculino habitualmente obedece a varicocele, tumores o enfermedades frecuentemente infecciosas y de transmisión sexual, la inflamación del testículo en esta edad se asocia a infecciones urinarias y a prostatismo que es el aumento del tamaño de la próstata.

Video recomendado:

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba