¿Se puede vivir sin sexo?

El ejercicio de la función sexual en los seres humanos no sólo cumple un rol reproductivo, sino que también tiene funciones recreativas, es decir, derivar placer.

El placer sexual es aquella experiencia de carácter primario, agradable, producto de una satisfacción como consecuencia de la estimulación sexual de los distintos sentidos de la persona, ya sea estimulación visual, táctil o auditiva.

Aun cuando todo esto es verdad para la mayoría de las personas, NO lo es para un pequeño porcentaje. Se calcula que entre el 1% y el 3% de la población total del planeta no parece tener interés alguno en la actividad sexual, no siente placer. A este grupo de personas se les llama “asexuales”, personas que no muestran ningún interés sexual.

La asexualidad se define como un interés mínimo por el sexo, aunque la persona no presente ningún tipo de trastorno físico o emocional, y se caracteriza por un bajo deseo sexual y por un bajo grado de excitación.

Los asexuales son personas que no sienten atracción sexual hacia ninguna otra persona, por lo que no encajan dentro de ninguna orientación sexual definida y no es habitual que suelan enamorarse o tengan pareja.

Se sienten a gusto en soledad y aislándose de la gente; sin embargo, se muestran socialmente muy activos y cultivan un gran grupo de amigos que sepan comprenderles y apoyarles. Los asexuales tienden a crear un lazo afectivo hacia su pareja (si la tienen), aunque éste no implique el sexo de por medio.

También puedes leer:   Homosexualidad (Parte 2 de 4): ¿Ahora es más frecuente o es más visible?

Pese a que muchas personas no se sienten atraídas por nadie, poca gente se considera asexual; porque es una orientación poco conocida. Habitualmente, las personas que rodean a los asexuales los tratan como enfermos o dicen que están encubriendo su presunta homosexualidad.

A pesar de que existen tratamientos médicos para aumentar el apetito sexual, a muchos asexuales no les interesa someterse a un tratamiento porque no lo consideran un problema ni físico, ni psicológico.

También en el reino animal se han detectado comportamientos asexuales. En un estudio (Westphal, 2004) realizado a ovejas, se demostró que entre un 2% y un 3% de los animales no mostraba ningún interés en acoplarse con miembros de cualquier sexo.

¿La asexualidad puede ser como consecuencia de maltrato, represión de la homosexualidad u otro problema psicológico?

Las teorías no faltan, van desde la hipótesis de que la asexualidad está relacionada con traumas infantiles (abusos, violaciones), alteraciones prenatales del hipotálamo, hasta los trastornos hormonales, pasando por las represiones emocionales.

En todo caso, la búsqueda de una causa de la asexualidad, hasta el momento, solamente se encuentra en la cabeza de quienes pretenden hacer clasificaciones radicales de lo que parece ser una decisión personal y no el resultado de una enfermedad.

No se reportan perfiles de frustración, depresión, infelicidad, etc., entre personas asexuales. Son gente normal, sana, hormonalmente balanceada y sexualmente madura, pero que por alguna razón aún desconocida, sienten que el sexo es una pérdida de tiempo.

También puedes leer:   Homosexualidad (Parte 4 de 4): ¿La homosexualidad se puede corregir?

Sin embargo, es probable que las personas que se autoproclaman asexuales deban resistir la presión de una parte de la ciencia que intentará por todos los medios encontrar la “causa” de este “fenómeno”.

¿Cómo podemos diferenciar el bajo deseo sexual de la asexualidad?

Las personas con bajo deseo sexual o deseo sexual inhibido, sufren por ello, buscan ayuda, se quejan de su situación, esto les perturba y quieren solucionarlo. En el caso de la asexualidad, se trata de personas que no encuentran que esto sea una dificultad, no quieren cambiarlo, se sienten en armonía consigo mismos y su entorno.

Hay enfermedades, como el estrés o una depresión muy grande, que pueden provocar una pérdida del deseo sexual, pero esos trastornos, por lo general, suelen ser temporales, mientras que la asexualidad no es temporal.

La asexualidad no parece ser algo en lo que alguien “se convierte” súbitamente, sino más bien una identidad construida a lo largo de la vida. Sin embargo, muchas personas hoy asexuales declaran haber tenido una vida sexual activa, aunque no placentera, en el pasado.

Las personas asexuales, pueden tener o haber tenido sexo ocasionalmente, pero éste no es el eje de su vida ni de sus relaciones, y tampoco sienten el placer que pueden sentir otros al practicarlo, algo no entendible para la gran mayoría de las personas.

La asexualidad no es sinónimo de abstinencia sexual o celibato. Las personas que optan por la abstinencia pudieran sentir deseo sexual, pero lo subliman, lo inhiben, lo distraen. Las personas asexuales, sencillamente reportan no sentir deseo sexual. Sin embargo, esto no significa que nunca lo hayan probado.

También puedes leer:   Homosexualidad (Parte 3 de 4): ¿Es posible que las personas se vuelvan homosexuales por la ausencia de modelos masculinos o por la forma de crianza?

¿Existen parejas que son asexuales?

No resulta fácil para las personas asexuales la conformación de una pareja, a menos que sea con otra persona que manifieste igual desinterés en la sexualidad.

Tomando en cuenta que estamos hablando de un muy bajo porcentaje de la población, puede resultar verdaderamente complicado encontrar a esa “alma gemela”, sobre todo por el hecho de que ambos sean asexuales no es garantía alguna de que se lleven bien o sean compatibles en otros aspectos de la convivencia.

Las personas asexuales que desean relaciones románticas se encuentran en una postura difícil, ya que la mayoría de la gente no es asexual. Aun cuando algunos asexuales puedan tolerar el tener relaciones sexuales con una pareja NO asexual, sin duda, esta pudiera llegar a sentirse lesionada en su estima.

Respecto a los asexuales que no pueden tolerar el sexo, tendrán que elegir entre:

  • Llegar a un compromiso con su pareja para tener cierta cantidad de encuentros sexuales, aunque no les guste.
  • Permitir a su pareja tener relaciones sexuales con otras personas.
  • Encontrar a alguien que esté dispuesto a tener una relación sin sexo.
  • Comprometerse sólo con otros asexuales o de lo contrario, permanecer solos.

Video recomendado:

Comparte este artículo en tus redes sociales:​

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp