La infidelidad ¿Se debe confesar?

La infidelidad suele ser descrita por una gran mayoría de personas que acuden a consulta psicológica, como una traición al pacto moral de ser leales y de ser exclusivos. Es un tema que ha generado grandes debates por el impacto de sus consecuencias.

Se han realizado varias investigaciones dirigidas a brindar respuestas sobre las múltiples variables vinculadas a los actos de infidelidad, tanto en el noviazgo como en el matrimonio.

El famoso escritor argentino Walter Risso, señala en su libro “La fidelidad es mucho más que amor”, que: “si consideramos los resultados globales y su evolución histórica a partir de la década de los años veinte, es posible afirmar que el 60% de las personas fueron, son o serán infieles a sus medias naranjas”.

Risso también señala que: “el 90% de la población mundial considera la fidelidad como un requisito imprescindible para que la relación de pareja se pueda desarrollar de manera sana. Hasta los sobrevivientes de los años sesenta, que pregonaban el sexo y el amor libre, hoy se arrepienten y condenan la falta de lealtad afectiva como un acto indigno y éticamente censurable, afirmando que la fidelidad NO es negociable. Pero en la práctica seguimos teniendo relaciones paralelas, pese a las buenas intenciones, las campañas reformadoras y los golpes de pecho; la generalidad de los humanos seguimos siendo ‘fieles a la infidelidad’.

Cualquiera puede caer; mucha gente no busca la aventura, pero la encuentra y cae. No estaban preparados o preparadas para enfrentarla, porque nunca imaginaron que les podía pasar; piensan que como están enamorados de su pareja, no necesitan estar alerta”.

En levantamientos hechos en mi consulta privada, durante un periodo de tres años, con una muestra compuesta por personas, tanto de género masculino como femenino, casadas, con un rango de edad entre los 20 y 50 años, todos infieles, fueron encontrados interesantes indicadores que arrojaron factores asociados a las causas de la infidelidad en las relación de pareja.

Estos indicadores nos revelan vulnerabilidades (debilidades) presentes en personas infieles.

¿Por qué son infieles los hombres?

En casos de infidelidad masculina, se encontraron los siguientes puntos de vulnerabilidad:

  • El 90% de los hombres infieles, tuvo un padre que le fue infiel a su madre, y aunque algunos de estos individuos rechazaron conscientemente las acciones de sus padres, el complejo proceso inconsciente de identificación con la figura paterna los llevó a repetir, en mayor o menor medida, las mismas actitudes de su padre. Esto NO quiere decir que todos los hijos de padres infieles, serán infieles, pero sí puede considerarse como una condición de vulnerabilidad.
  • Las parejas del 85% de los hombres infieles, tendían a relacionarse con ellos a través de un rol más maternal que de pareja. Es decir, estas mujeres, a pesar de contar con una profesión y con trabajos fuera de la casa, orientaban su diario accionar dentro de la familia, a jugar un rol de madre, enfocándose principalmente en aspectos tales como la buena alimentación de su compañero, los quehaceres de la casa, las necesidades de los hijos, entre otros aspectos del hogar; y dejaban en segundo y hasta en un tercer plano su rol de pareja, de mujer, de novia, de amante de su marido.
  • El 80% de los hombres tenía hijos. Los hijos NO son un factor de la infidelidad, pero suelen vincularse al descuido de la relación de pareja, porque socialmente nos educan para que cuando los hijos lleguen sean el eje de la relación, crecemos con la idea que lo más importante son los hijos y que, como pareja, debemos sacrificar nuestra intimidad y nuestros momentos de diversión para esperar a que ellos y ellas crezcan. Nuestra sociedad fomenta un énfasis desvirtuado en el rol de padres.
  • En el 90% de los casos, ellos se quejaban de que no se divertían o se divertían poco con su pareja. Igualmente, planteaban que tenían poco espacio para la relación y se quejaron de tener muy poco tiempo para estar a solas con su pareja.
También puedes leer:   ¿La infidelidad es genética?

Estos elementos son considerados como factores de vulnerabilidad, y es posible que representen algunas de las causas de la infidelidad masculina:

  • Históricos familiares: Un padre que le fue infiel a su madre.
  • Relacionales: La dinámica de la relación de pareja; una mujer que juega una rol de madre y deja de ser pareja.
  • Factores culturales: Se educa al hombre para ver las relaciones múltiples como un logro masculino.

En República Dominicana es común escuchar a madres y padres preguntarle a su hijo: “¿cuántas novias tienes?”, fomentando las relaciones con varias mujeres como una conquista masculina.

Lo que dicen ellos de sus amantes:

  • “Me divierto con ella”.
  • “Ella no pelea, ni presiona mucho”.
  • “Siempre está arreglada y lista para salir”.
  • “Está dispuesta a complacerme en mis aventuras”.
  • “Cuando quiero estar tranquilo me reúno con ella”.

¿Por qué son infieles las mujeres?

En los casos donde la infidelidad fue cometida por mujeres, se encontraron los siguientes puntos de vulnerabilidad:

  • El 90% de las mujeres que conformaron la muestra, presentaba un problema con la figura de su padre y no estaba de acuerdo en cómo su padre trataba a su madre. El 90% de ellas, a pesar de haber manifestado cariño por sus madres, no se encontraba de acuerdo con el estilo de vida que ésta había llevado como mujer y esposa. La mayoría solían hacer lo posible por NO repetir el estereotipo de conducta de sus madres.
  • El 90% de ellas manifestó que sus parejas las descuidaron afectivamente y que casi no se divertían con estos.
  • Sólo el 20% fue infiel por venganza, razón por la cual descartamos la ley del “ojo por ojo” como una conducta a considerar en las causas de la infidelidad femenina.

Estos elementos son considerados como factores de vulnerabilidad en las relaciones de pareja, y es posible que representen algunas de las causas de la infidelidad femenina:

  • Históricos familiares: Conflictos con la figura de su padre.
  • Relacionales: La dinámica de la relación de pareja, descuido afectivo de la pareja.
  • Factores culturales: La mujer suele ser educada para ser madre y no para desenvolverse de manera adecuada como pareja.
También puedes leer:   ¿En cuáles casos se necesita una terapia sexual?

En nuestra cultura, las madres suelen criar a sus hijas en base a las siguientes frases: “la casa es de la mujer”, “los hombres se amarran por la boca”, “para casarte tienes que saber cocinar, planchar sino el hombre te va a dejar”, “hay que tener sus hijos porque son lo más importante en una familia”.

Lo que dicen ellas de sus amantes:

  • “Es muy cariñoso y detallista conmigo”.
  • “Siempre tiene tiempo para mí”.
  • “Me escucha”.
  • “Mi encuentro con él es muy hormonal y sexual”.
  • “Me manda y escribe mensajes bien bonitos”.

¿Existen varios tipos de infidelidad?

Según Thompson (1984), la infidelidad puede clasificarse en tres tipos:

  • Infidelidad de fuerte lazo emocional, pero no sexual: Implica una relación sólo de tipo afectiva, pero sin ningún intercambio sexual.
  • Infidelidad sexual, pero NO emocional: El encuentro con una tercera persona suele ser temporal y con una satisfacción solamente sexual.
  • Infidelidades sexuales y afectivas: En éstas se generan vínculos afectivos que culminan en una relación sexual, por lo que suelen mantenerse en el tiempo y hasta pudiesen consolidar compromisos afectivos a largo plazo.

En un análisis de 40 parejas donde ha ocurrido alguna infidelidad, encontramos que el 90% ha sido descubierto por el uso del celular, un correo electrónico o el Facebook.

¿Una relación puede sobrevivir luego de una infidelidad?

SÍ, suele ser muy difícil restablecer la confianza para algunas parejas, pero es posible.

La infidelidad es una situación traumática que tiende a impactar a algunas personas de manera muy negativa, creando una desestabilización emocional parecida a la producida por el estrés post traumático, pero de menor intensidad.

También puedes leer: Enemigos de la relación de pareja

Las personas que padecen de estrés post traumático, según el Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales, suelen manifestar recuerdos y sueños que les hacen reexperimentar el acontecimiento traumático, evitan estímulos asociados al trauma; hacen esfuerzos para evitar pensamientos, sentimientos o conversaciones sobre el suceso traumático, para evitar actividades, lugares o personas que le recuerden el trauma; tienen dificultades para conciliar o mantener el sueño, presentan irritabilidad o ataques de ira, dificultades para concentrarse, entre otros.

Estas alteraciones provocan malestar clínico significativo, deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad de la persona.

Es importante reiterar que NO hay evidencias de que la infidelidad provoca estrés post traumático, pero algunos individuos presentan síntomas muy parecidos a los mencionados.

Para poder restablecer una relación, luego de una experiencia de infidelidad, se necesitan trabajar los siguientes factores:

  • Ambos miembros de la pareja, deben estar comprometidos y dispuestos a querer mantener la relación y la familia.
  • La persona que fue infiel debe reconocerlo y pedir perdón por haber roto el pacto de lealtad y haber lastimado a su pareja.
  • Ambos miembros de la pareja deben replantearse un nuevo pacto de lealtad y exclusividad.
  • Deben buscar los factores de vulnerabilidad (debilidad) de la relación que llevaron a la persona infiel a romper el pacto de exclusividad.
  • Deben replantearse un nuevo proyecto de pareja.
  • La construcción de una nueva relación que sea más gratificante (funcional).
También puedes leer:   3596. Tengo una relación oculta con mi primo tercero de 19 años de edad, yo tengo 25 años, y aunque lo quiero, comencé a salir con...

¿Se debe confesar la infidelidad?

Cada ser humano es libre de hacer lo que considere, sobre la base de lo que cree.

Lo que lleva a la persona infiel a querer confesar el hecho, es un sentimiento de culpa tan “intenso” que hace que prefiera arriesgarse a perder la relación, con tal de “liberarse” de esa carga emocional.

La confesión de una infidelidad es un acto que se desarrolla en un contexto moral, en el cual la persona siente que ha hecho algo malo, por lo cual tiene que buscar el perdón.

Es posible, que en algunos casos la confesión de la infidelidad fortalezca la relación, pero para esto, es necesario el apoyo profesional y/o el apoyo familiar y/o involucrar a un grupo significativo e influyente en la pareja, que permita resaltar el gesto de la confesión y el deseo de una nueva relación. Todo esto acompañado por un buen proceso de seguimiento.

República Dominicana dispone de profesionales del área de la salud mental con maestrías y especialidades en terapia de familia y/o de pareja, capacitados para brindar acompañamiento a las parejas, para que encuentren los factores de vulnerabilidad que poseen, y ayudarlos a construir una nueva y mejor relación.

¿Es posible ser fiel?

SÍ, sin ningún pero.

Estas personas tienen altas probabilidades de pertenecer al gran número de parejas que son fieles y están alegres con su relación:

  • Se encuentran comprometidas con su proyecto de familia.
  • Basan su relación en valores sanos y positivos.
  • Están dispuestas a construir una relación saludable y gratificante.
  • Protegen los proyectos individuales de cada uno de sus miembros.
  • Tienen un proyecto como pareja.
  • Reflexionan sobre los elementos de vulnerabilidad presentes en las parejas infieles y procuran que no estén presentes en su relación.

Recomendaciones para las parejas:

  • Aprender a divertirse y a ser pareja: Si la persona no se divierte con la pareja, lo hará con otra cosa o persona.
  • Tener un espacio y tiempo exclusivo para la relación: Salidas con la pareja, cine, fin de semanas, etcétera. Acordarse del tiempo en que eran novios.
  • Entender que en una relación lo más importante, NO son los hijos e hijas, como lo plantea la cultura, sino la pareja: Los hijos se tienen que educar para que sean adultos, para que dejen a su familia de origen, se independicen y construyan su propia familia.
  • Fortalecer la relación: Si la pareja está mal, por más que oculten la crisis, afecta a los hijos e hijas.

Video recomendado:

[button link=”http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=rexpuestas1″ size=”small” color=”red”]¡SUSCRÍBETE![/button] En nuestro canal de youtube.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *