¿En cuáles casos se necesita una terapia sexual?

La terapia sexual es un tipo de asesoramiento cuyo objetivo general es ayudar a las personas a disfrutar de su vida sexual. En algunos casos, esto implica superar algún tipo de dificultad sexual. Se puede recurrir a terapia sexual simplemente porque queremos mejorar nuestra capacidad para sentir placer a solas o en pareja y para enriquecer nuestra habilidad para dar y recibir placer.

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]Las mujeres suelen asistir más frecuentemente a terapia sexual para tratar el bajo deseo sexual y la incapacidad para alcanzar el orgasmo. En el caso de los hombres, los motivos de consulta más frecuentes son la eyaculación precoz y la disfunción eréctil.[/box]

Así como algunos inconvenientes en el área sexual pueden ser pasajeros y solucionarse por sí solos, en otros casos es necesario que la persona reciba terapia sexual.

También puedes leer:   Si una persona sabe que tiene VIH y contagia a otra ¿Es castigada por la ley?

En nuestra cultura muchas personas sienten temor y tabú ante la idea de recibir atención psicológica, sobre todo cuando se trata del área sexual, lo que ocasiona que muchos se mantengan viviendo una sexualidad poco placentera y poco saludable.

Con la terapia sexual, la persona aprende a aceptar mejor su cuerpo, y su capacidad de sentir placer y de compartirlo con otro. Desarrolla expectativas reales sobre el encuentro sexual y es más sensible a sus propias necesidades y a las de su pareja. En general, aprende a dar y recibir placer erótico de una manera más abierta, se libera de los prejuicios, el temor, la culpa o el sentimiento de vergüenza, por lo que aprende a vivir una vida sexual sana y placentera.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *