¿Cómo aumentar la productividad cuando se trabaja desde casa?

Las nuevas tecnologías y las tendencias de la época, han dado lugar a que numerosas empresas opten por contratar trabajadores freelance o independientes, evitando así la asistencia diaria a una oficina. Esto gracias a que existen diversas herramientas que, desde cualquier lugar, permiten desempeñar con éxito las asignaciones laborales, mientras se mantiene la conectividad entre todo el equipo relacionado.

Sin embargo, no todo es color rosa, ya que aunque la persona cuenta con la libertad de manejar su tiempo y trabajar desde donde desee, necesitará mucho más que un simple deseo para lograrlo.

El éxito de un trabajador independiente depende de ciertas cualidades y habilidades, que tienen que ver con la responsabilidad, disposición, proactividad y compromiso. Si nada de esto existe, difícilmente se mantenga la posición; al fin y al cabo, la empresa o empleador busca resultados.

Reconociendo la amplia población que en distintas partes del mundo trabaja desde su hogar, aquí algunas recomendaciones para aumentar la productividad:

Organizar y planificar

Es una regla de oro a tomar en cuenta. La organización de las tareas y la planificación del tiempo son vitales para llevar a cabo con éxito las asignaciones. Lo recomendable es que cada noche (o temprano al iniciar el día), se haga una lista de los pendientes y compromisos, determinando un orden de prioridad y destinando un tiempo estimado para cada uno.

Es importante que esta planificación se apegue a la realidad y cotidianidad. Es decir, si se trabaja desde casa es posible que se deba contemplar tiempo para las tareas domésticas, cuidado de los hijos u otros. Por lo que lo importante es identificar las horas propicias para trabajar y elaborar un horario.

Establecer una rutina

Una vez se logra una planificación efectiva, lo siguiente es adoptarla hasta convertirla en rutina. Es fundamental entrenar al cerebro para una rutina laboral, de manera que se haga un hábito cumplir con las asignaciones y mantener el compromiso con el trabajo.

Si se carece de una rutina, aunque se organicen las actividades, posiblemente no se obtengan los resultados esperados porque el cerebro no logra combinar el ambiente laboral con un lugar que siempre le ha provocado descansar -la casa-.

Trazar objetivos

Es necesario establecer objetivos acordes a las responsabilidades. Estos pueden ser diarios o semanales, de manera que periódicamente se revise si fueron alcanzados y si la productividad es la adecuada.

Si con frecuencia no se logran los objetivos, es importante analizar la rutina y la planificación, para identificar qué está impidiendo alcanzarlos y tomar medidas al respecto.

Emplear estrategias para no procrastinar

Posponer, posponer y posponer… eso es procrastinar. Es común que al encender la computadora para hacer un trabajo, muchos se pierdan durante horas en las redes sociales, revisando el correo o en otras acciones, llegando incluso a olvidar la tarea inicial.

Diría que este es el mayor enemigo de los trabajadores independientes, por lo que es de suma importancia desarrollar estrategias para combatirlo.

Lo recomendable es estar alerta de cuándo se empieza a procrastinar para así redirigir la mente hacia lo que se quiere lograr, asimismo mantener cerradas las páginas y herramientas que no se utilizarán por el momento.

Preparar un espacio para trabajar

Esto se relaciona con el entrenamiento del cerebro. Destinar un espacio fijo en la casa para trabajar, ayudará a evitar distracciones, a tener todo lo necesario en un sólo lugar y a disponer la mente y el cuerpo para el trabajo.

Incluso, esto permitirá que las demás personas identifiquen cuándo se está trabajando, evitando también distracciones innecesarias o mensajes que pueden esperar.

Tomar descanso

Sí, trabajar desde casa conlleva descansar. Muchas veces, los trabajadores freelance no toman descanso, no saben cómo desconectarse del trabajo, sobre todo porque no existe un horario fijo, como lo hay en una oficina física.

Sin embargo, es necesario tomar descansos periódicos que ayuden a aumentar la productividad y mejorar el enfoque en los objetivos. Igualmente, se debe pasar tiempo de calidad con la familia y con uno mismo.

Trabajar desde casa es un privilegio que amerita esfuerzo, compromiso y una responsabilidad mucho mayor para mantenerlo. Da ciertas libertades pero junto a ellas algunas obligaciones.

Es por esto que la productividad se convierte en un riesgo, si no se toma en serio el trabajo y se reconoce la importancia de cumplir con ello.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube

Comparte este artículo:

1 comentario en “¿Cómo aumentar la productividad cuando se trabaja desde casa?”

  1. Todos estos factores son muy importantes pero a veces es díficil cuidar de todos a la vez. La verdad es que para dejar de procrastinar en trabajo, estudio o que sea es necesario equiparse con una agenda o aún mejor en herramientas ágiles como kanbantool.com/es/ Porque la organización misma de tiempo ocupa mucho tiempo y es importante cuidar de esto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *