¿Qué es el Síndrome de Shock Tóxico? ¿Usar tampones puede provocarlo?

Comparte este artículo:

El nombre Síndrome de Shock Tóxico (SST) es un cuadro de enfermedad generalizada en el cual la sangre, que debe ir primero a los órganos vitales, se desvía hacia tejidos menos importantes como la piel, por la presencia de toxinas producidas por una bacteria denominada “Estafilococo aureus”.

Manifestaciones o síntomas:

  • Fiebre mayor de 39 grados.
  • Escalofríos.
  • Malestar general y desesperación.
  • Dolor de cabeza y fatiga.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Presión baja.
  • Vómitos y diarreas.
  • Disminución de la orina.
  • Moretones.

Esta enfermedad apareció por primera vez a comienzos de los años 80 y se asocia en un 90% de los casos al uso de tampones y de manera muy importante por el uso de la marca Rely, que desapareció del mercado.

¿Por qué esta marca en particular?

Por su condición exagerada de súper absorbentes; su capacidad de absorción se calculó 17 veces mayor que los tampones promedio. Esa característica era la principal causante de la enfermedad.

El Síndrome de Shock tóxico quedó atrás y se convirtió en una complicación muy escasa tan pronto se retiró esa marca del mercado y se modificó el uso de los tampones, lo que le dio a la mujer un tiempo promedio de 4 a 8 horas para cambiarse el tampón en uso por uno nuevo.

También puedes leer:   ¿Cuándo hay mayor posibilidad de embarazo antes o después de la menstruación?

El uso de tampones brinda valiosos beneficios a las mujeres ya que les permite realizar todas sus actividades con libertad, discreción y seguridad.

En la actualidad, todas las marcas de tampones vaginales tienen especificaciones sobre las manifestaciones del Síndrome de Shock Tóxico. En ellas se destacan las formas de uso y el tiempo recomendado para realizar el cambio de los tampones.

Aplicar estas medidas disminuye considerablemente las posibilidades de un SST, por tampones.

La prevención es la mejor cura:

  • Usar aplicadores en lugar de los dedos.
  • Aseo de las manos.
  • Usar tampones de bajo grado de absorción.
  • Cambiarlos cada 4 a 8 horas.
  • Desechar los que tienen fibras de rayón.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Ir arriba