Parafilias: “Trastornos sexuales”

Las parafilias son trastornos sexuales cuya característica principal es la elección de un objeto sexual distinto de la pareja o a través de una práctica sexual distinta del coito, como única forma de excitación y satisfacción sexual.

Es preciso diferenciar las parafilias de las prácticas sexuales; en esta última, la persona por decisión propia y con el consentimiento de su pareja, explora experiencias en el ejercicio de la función sexual, sin que éstas constituyan un requisito para la satisfacción sexual.

La mayoría de las parafilias se presentan en el sexo masculino. La aparición de estas manifestaciones en el sexo femenino es muy poco frecuente.

Las parafilias ameritan tratamiento psiquiátrico y psicológico.

Los trastornos que aparecen con mayor frecuencia:

  • El frotteurismo: el individuo obtiene excitación o placer sexual frotando sus genitales contra una persona, sin su consentimiento. Suele darse en sitios donde están agrupadas una gran cantidad de personas y se puede estar muy cerca sin una justificación.
  • La Pedofilia o Paidofilia: el individuo adulto se siente sexualmente atraído por los niños, ya sean estos pequeños o prepúberes. Este trastorno se caracteriza más por el uso y abuso del poder que por la excitación sexual.
  • Asfixia autoerótica (Hipoxifilia): consiste en la excitación que le provoca a la persona el asfixiarse al momento de alcanzar el orgasmo. Impedir la respiración, mediante la obstrucción con objetos de las vías respiratorias o cubriéndose la cabeza con elementos plásticos o de látex.
  • Necrofilia: consiste en la obtención del placer sexual con cadáveres, generalmente por medio de la cópula. El necrofílico presenta escaso interés en las mujeres vivas, pero algunos pueden realizar el coito si la mujer permanece totalmente quieta, como si estuviera muerta. Esta parafilia es castigada por la ley.
  • Exhibicionismo: se describe como una exposición deliberada y compulsiva de los genitales en público. El exhibicionista se excita y puede masturbarse ante la mirada sorprendida o asustada de las personas frente a quienes realiza su acto.
  • Masoquismo: la persona tiene gran placer sexual al ser agredida físicamente a través del dolor físico o de la humillación, el sometimiento, la degradación o el maltrato. Los masoquistas tienen fantasías destructivas que vuelven contra sí mismos.
  • Sadismo: la persona experimenta gran placer sexual y excitación al agredir, someter y ocasionarle a su pareja sufrimiento físico o psicológico.
  • Voyeurismo o Escoptofilia: consiste en obtener placer sexual observando los órganos sexuales y las actividades sexuales de otros. Al voyuerista no le gusta ir a playas nudistas donde es permitido ver el cuerpo desnudo, le excita lo prohibido de la acción.
  • Fetichismo: se le define como la obtención del placer o excitación sexual a partir de objetos inanimados, por ejemplo zapatos, ropa íntima o con partes del cuerpo (pelo). Se concentra todo el erotismo y la excitación en el objeto, hasta llegar a situaciones en las que sólo se logra el orgasmo en presencia de este.
  • Zoofilia o bestialismo: consiste en obtener el placer sexual con los animales (específicamente a fornicar con ellos). Los animales más comúnmente involucrados son los domésticos. Esta práctica puede no ser considerada una parafilia, sino una práctica “normal” en algunas culturas.
  • Travestismo: se caracteriza por obtener placer o excitación sexual vistiendo ropas del sexo opuesto (hay que diferenciarla de la transexualidad). El orgasmo se presenta generalmente por medio del frotamiento (masturbación) con las prendas.
  • Gerontofilia: se define como la obtención del placer sexual con una persona de mayor edad de cualquier sexo. Cuando el individuo joven lo hace de forma compulsiva y exclusivamente prefiere una serie de compañeras o compañeros ancianos o mayores que él, constituye una perversión.
  • Psicodinámica: aatisfacción de las fuentes autoerógenas no genitales como es el mamar, comer, defecar, embarrarse y posteriormente mirar y exhibirse.
  • Ciber-acoso: es llevado a cabo utilizando medios electrónicos como la computadora o los teléfonos móviles, mediante ellos se realiza la selección, contacto y reclutamiento de las víctimas con el fin de establecer con ellas prácticas de sexo virtual, conseguir que se desvistan o se masturben frente a las web-cam (cámara de video) de sus equipos.
  • Coprofília y Urofilia: en la coprofilia el placer sexual se da a través de las materias fecales, en la urofilia por la orina.
  • Crismafilia: el placer sexual se logra por la realización de enemas (introducción de líquido en el ano).
También puedes leer:   ¿La adicción al sexo es lo mismo que la ninfomanía?

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo en tus redes sociales:​

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp