¿Para qué sirve el noviazgo?

El noviazgo ayuda a conocernos en cuanto a carácter, sentimientos, gustos, aficiones, ideales de vida, religiosidad. Permite la formación de la voluntad, combate el egoísmo, fomenta la generosidad, confianza, honestidad, el respeto; estimula la reflexión y el sentido de responsabilidad.

Con el noviazgo se puede practicar la habilidad de resolver conflictos sin el compromiso del matrimonio, provee la oportunidad de encontrar una pareja apropiada; ofrece el beneficio de llegar a ser una persona más fuerte y lograr madurar en varios aspectos, ayudándonos a ver las cosas de distintas maneras.

En muchas ocasiones pensamos que situaciones que no se han resuelto en el noviazgo, como: agresiones verbales, físicas, falta de comunicación, poca afectividad, cuidado, arreglo personal, tacañería, etcétera, no son importantes, y que se resolverán más adelante cuando estemos casados; a estas situaciones debemos prestarles atención ya que pudiesen no mejorar más adelante.

Cuando ya estamos pensando en el matrimonio, debemos conversar y poner sobre la mesa los siguientes temas:

  • Manejo de las finanzas.
  • Religión.
  • Intimidad sexual.
  • Fidelidad.
  • Métodos de planificación familiar.
  • Proyectos individuales y comunes.
  • Toma de decisiones.
  • Participación de ambas familias en el matrimonio.
  • Manejo del tiempo libre.

Todos estos temas deben ser revisados para que podamos conocer el punto de vista de la pareja, e ir negociando en aquellos que pudiera haber diferencias.

También puedes leer:   Relación de pareja: ¿Por qué algunas funcionan y otras NO?

El noviazgo tiende a ser visto por algunos por un periodo de mucha felicidad, en donde muchas veces la atracción física y el enamoramiento existente, tiende a no dejar ver las diferencias entre uno y otro.

Debemos revisar los contextos individuales, autoestima, valores, nivel socioeconómico y cultural. Prestarle atención a las áreas que cada quien oculta, y que en el transcurso de la relación tienden a salir, y que en muchos casos no conversamos por temor a ofender a la pareja. Es mejor descubrir estas áreas antes de formalizar aún más la relación y que suceda lo que tenga que ocurrir.

Otro aspecto a observar son las familias del novio y la novia, sus dinámicas y formas de interactuar, ya que está comprobado que los hijos repiten, en muchos casos, las conductas de los padres. Debemos prestarle atención a los comentarios y observaciones que hagan amigos y familiares, ya que pudiesen ayudarnos en el momento de la toma de decisión.

Cuando hablamos del tiempo que debe durar el noviazgo, no debe ser tan corto que no permita trabajar los temas a revisar antes del matrimonio, pero tampoco tan largo que ocasione que la pareja entre en un periodo de aburrimiento y cansancio.

Un aspecto muy importante es que, aunque tengamos una relación de noviazgo, debemos fomentar nuestra individualidad, familia, amigos, pasatiempos, espacios de diversión, estudios; por mejor que nos sintamos con la pareja, debemos reservar esos espacios que son nuestros y que nos ayudan a ser mejor persona.

También puedes leer:   ¿Por qué las relaciones de hoy terminan tan rápido?

Además, también es vital evitar convertir la relación en una obsesión, “sino estoy con él o ella, no soy nadie, me siento vacío/a”.

Debemos tener cuidado con los ataques de celos, arranques de ira, respetar la individualidad de ambos, y no presionar al otro con frases como: “no te pongas tal estilo de ropa”, “la persona que anda conmigo no hace tal o cual cosa”, “no te cortes el pelo”, ya que pueden ser señales de abuso, maltrato psicológico, verbal, y hasta físico.

Otro aspecto a tener en cuenta son las diferencias de edades muy marcadas, las relaciones hombre maduro y mujer joven, proveen un sentimiento de seguridad emocional o financiera al inicio de la relación, pero con el tiempo tropiezan con varios obstáculos de incompatibilidad que en la mayoría de los casos terminan en separación.

De un buen noviazgo va a depender un buen matrimonio.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo en tus redes sociales:​

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp