Muchas personas desconocen los síntomas del cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es el más letal de todos los tipos de cáncer. Se estima que cada año se presentan cerca de 1,8 millones de casos nuevos de esta enfermedad. Sin embargo, tan solo 1 de cada 4 casos llega a diagnosticarse a tiempo para lograr un tratamiento exitoso.

Y es que, a pesar de ser el más mortífero de los cánceres, sus síntomas tardan en presentarse y, sobre todo, las personas no suelen reconocerlos cuando se manifiestan, como es el caso de la tos persistente.

De acuerdo a los investigadores, un gran número de personas no asocia la tos persistente como señal de una enfermedad grave, lo que dificulta el diagnóstico temprano y hace que sea detectado ya en etapas muy avanzadas.

Es por eso que el sistema de salud público de Reino Unido lanzó esta semana una campaña para concienciar acerca de esta enfermedad y sus diferentes señales. A través de esta, busca educar a la población sobre cómo identificar cuando una tos es síntoma de que algo anda muy mal.

También puedes leer:   Día Internacional del Orgasmo

Señales y síntomas

De acuerdo a la organización británica Public Health England, existen 2 señales de la tos que no deben ignorarse:

  • Si dura tres semanas o más.
  • Si empeora con el tiempo.
  • Si la persona se queda sin aire realizando las tareas cotidianas.

El objetivo es que así como muchas personas reconocen el bulto en el pecho como síntoma del cáncer de mama, o la sangre en las heces u orina como cáncer de colon, riñón o próstata; también sean capaces de reconocer la tos persistente como posible síntoma del cáncer del pulmón.

Además de esta, otros síntomas asociados a esta enfermedad incluyen:

  • Dolor constante en el pecho.
  • Tos con expectoración con sangre.
  • Silbidos al respirar o ronquera.
  • Problemas repetidos por neumonía o bronquitis.
  • Inflamación del cuello y la cara.
  • Pérdida del apetito.
También puedes leer:   Día Internacional de la Mujer

La principal causa detrás del cáncer de pulmón sigue siendo el tabaco, por lo que no fumar es la mejor herramienta de prevención.

Otros factores de riesgos son la predisposición genética, la contaminación del aire y la exposición a ciertos elementos carcinógenos.

Todos estos esfuerzos son con el propósito de lograr un diagnóstico temprano de la enfermedad, que permita tener mayor probabilidad de un tratamiento efectivo y, por tanto, de la supervivencia del paciente.

Fuentes: bbc y medlineplus

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *