Preservativo

MITO: “El VIH puede pasar a través de los condones”

FALSO. La goma de látex NO es de naturaleza porosa. Además, durante su fabricación, los condones son sometidos a procesos de doble o triple inmersión y a otros procesos de control de calidad, para evitar la posibilidad de defectos u orificios de sus capas.

Todo esto es válido para los condones de látex, NO para otros condones que pueden aparecer en el mercado, y que tienen unas características diferentes a los elaborados con látex.

Científicamente hablando, existen estudios en los que se examinó si existían poros en los condones de látex, y se encontró cierta desigualdad en la superficie de éstos, pero ningún poro, incluso cuando los condones fueron estirados.

Otros estudios de laboratorio también han evaluado la filtración de una variedad de microorganismos, incluyendo el VIH, usando métodos de prueba diseñados para simular las tensiones del condón durante el coito.

Dichos estudios han demostrado la habilidad de las membranas intactas de látex para impedir el paso del VIH, los virus del herpes, la hepatitis B, citomegalovirus, y bacterias como la clamidia, aún después de la estimulación mecánica.

También puedes leer:   MITO: "Orinar después de tener relaciones sexuales evita que salga embarazada"

También puedes leer: Si una persona sabe que tiene VIH y contagia a otra ¿Es castigada por la ley?

Un estudio que ha adquirido cierta fama como el que “prueba la porosidad del latex”, es el que reportó haber encontrado agujeros en 29 de 89 condones probados. Sin embargo, en este estudio se usaron microesferas de tamaño viral en una cantidad por encima de 100 millones de veces la concentración del VIH en el semen. Además, las microesferas fueron sometidas a condiciones equivalentes a diez minutos de coito después de la eyaculación.

Los autores del estudio reconocieron que aún en el peor caso, bajo estas condiciones radicales, se filtró menos del 0.01 por ciento del volumen (se cree que el riesgo de infección del VIH disminuye considerablemente con la menor exposición al virus). De esta manera, los autores concluyen que un condón, aún en malas condiciones, ofrece diez mil veces mayor protección que no usarlo. Y que los orificios microscópicos encontrados obedecían al mal almacenamiento y maltrato dado a los condones utilizados.

Existen más evidencias científicas de la NO porosidad del condón y de su efectividad evitando Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y embarazos no deseados, que argumentos irresponsables que quieren limitar su uso.

Estos argumentos frecuentemente son establecidos por fundamentalistas que responden a campañas millonarias, cuyo fin NO es prevenir enfermedades, sino garantizar el aumento de seguidores mediante una mala publicidad.

También puedes leer:   ¿Las infecciones de transmisión sexual pueden afectar otros órganos además de los genitales?

También puedes leer: Diferencia entre VIH y Sida

Parte de nuestra responsabilidad es cuidarnos y cuidar a los nuestros mediante el ejercicio de una sexualidad responsable. En un mundo con VIH y otras Infecciones de Transmisión Sexual es nuestra responsabilidad promover y enseñar el uso correcto del condón de látex, como herramienta eficaz de prevención.

Video recomendado:

[button link=”http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=rexpuestas1″ size=”small” color=”red”]¡SUSCRÍBETE![/button] En nuestro canal de youtube.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *