MITO: “Si salgo embarazada él no me va a dejar”

Falso. Embarazarse para tener asegurada una pareja es un grave error y obviamente NO se logra lo que se busca, lo que en definitiva puede traer frustraciones, depresiones y conflictos al ver que la anhelada pareja no se queda en la relación, aunque haya un hijo de por medio.

En la sociedad de hoy, gran parte de mujeres y hombres se unen en vínculos pasajeros, de corto plazo, y si en este tipo de relación surge un embarazo, la misma mujer quedará atrapada en el engaño junto a su propio hijo o hija. Esas son las llamadas “relaciones tambaleantes”.

El embarazo nunca debe buscarse para alcanzar o tender una trampa, pues ese ser que esta por venir, no es un objeto que se compra simplemente para que le guste o agrade a otro (en este caso al padre).

El embarazo es una responsabilidad de dos, donde ambos deben asumir un pacto, un compromiso, y aceptar la realidad del mismo, aunque estén unidos legalmente o no.

Cuando una mujer se embaraza sin una pareja comprometida a ese proyecto común, y ella decide asumirlo, es posible que salga exitosa, pero siempre tiene que afrontar sola situaciones difíciles.

Cuando dos personas se unen para integrar una nueva unidad social, no se trata de una simple suma de dos personalidades donde ambos tienen sus respectivas necesidades y esperanzas, sino que es una entidad nueva, en la que se involucran sentimientos de amor, deseos sexuales, ansias de permanecer juntos largo tiempo y el propósito de formar una unidad para los proyectos futuros como son: la economía cotidiana, la procreación y crianza de los hijos, lo cual significa compartir esperanzas, expectativas, y toda una comunidad de intereses comunes.

También puedes leer:   ¿Un hombre puede morir si le soplan el orificio del pene?

Elegir una pareja para ser el padre de los hijos que se planea o desea tener implica buscar a alguien que NO solo sea atractivo, también es importante evaluar si conviene como pareja, porque respeta a su compañera, porque la valora o porque tiene un proyecto de vida educativo, familiar, social y hasta espiritual.

No significa buscar el ideal perfecto, pero sí que le aporte a la relación.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo en tus redes sociales:​

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp