¿La masturbación puede ocasionar algún daño al hombre?

Los especialistas en sexología consideramos la masturbación y el autoerotismo como una expresión normal de la sexualidad que es adecuada y, en determinadas circunstancias, beneficiosa.

Igualmente, la medicina ha descartado que la masturbación pueda perjudicar la salud, salvo los casos muy raros de rasgaduras al pene debido a una estimulación muy vigorosa.

Autores como W. Master y V. Johnson, H. Kaplan, entre otros, afirman no haber encontrado evidencia científica de que la masturbación produzca alteración alguna, pero a pesar de esto sigue existiendo un cierto temor, y en determinados ambientes sociales una cierta vergüenza.

Algunos especialistas advierten sobre la masturbación excesiva, aunque es difícil establecer cuánto es lo normal y cuánto es lo excesivo, pero podemos señalar que si la masturbación se acompaña de ansiedad, culpa, compulsión incontrolable, o le impide a la persona tener otra forma de relación sexual, significa que debe buscar ayuda profesional con un especialista en sexología.

Otra falsa creencia en cuanto a la masturbación masculina es que algunos hombres piensan que si se masturban muchas veces al día le aumentará el tamaño del pene, y esto es falso. El pene crecerá de acuerdo al patrón individual y familiar de cada hombre, no por la frecuencia de masturbación. Esto ha sido demostrado científicamente.

Es importante aclarar que la masturbación NO produce anemia, ni acné, ni ninguna otra enfermedad o padecimiento.

También puedes leer:   ¿Cómo cambia el sexo con el matrimonio?

En la actulidad la masturbación se ve como una forma de expresar la sexualidad, segura, cómoda y placentera, y es, incluso, una técnica de relajación para algunos. A veces resulta una válvula de escape para las personas que no tienen pareja, ya sean jóvenes, adultos o ancianos.

La masturbación beneficia también a aquellas personas que normalmente tienen deseos sexuales más intensos o frecuentes que sus parejas. Es utilizada en algunas terapias para las disfunciones sexuales, como por ejemplo en el trastorno orgásmico masculino.

A pesar de los beneficios que ofrece, no debe considerarse obligatorio masturbarse.

Como en todas las conductas sexuales, es fundamental que cada persona sea quien decida de forma libre y responsable la conveniencia o no de su práctica, de acuerdo con sus valores, sus creencias y sus necesidades.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo en tus redes sociales:​

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp