¿Hay posibilidad de embarazo aunque me haya operado para no tener hijos?

SÍ, ha habido embarazos luego de esterilizaciones quirúrgicas, preparación o salpingectomía parcial bilateral (término quirúrgico que le damos a este procedimiento). Como decimos en planificación; “Ningún método es 100% seguro”.

Estos pueden ser embarazos normales (intrauterinos), pero por la técnica que utilizamos para realizar este procedimiento una gran parte de estos embarazos pueden ser ectópicos (fuera del útero), específicamente localizados en la región de la trompa que ha sido manipulada.

La eficacia de todos los métodos anticonceptivos se calcula por el Índice de Pearl. Éste mide la eficacia de los métodos anticonceptivos computando el número de embarazos que se presentan en 100 mujeres usuarias de un método anticonceptivo particular durante un año.

En la esterilización quirúrgica, el índice de Pearl ronda entre el 1-0.5% de embarazos, por lo que se puede concluir que es un método sumamente seguro y es, al igual que la esterilización masculina, recomendado y apropiado cuando la persona ha decidido no tener más hijos.

Se ofrece como un método irreversible por lo que se debe informar a la paciente y a su pareja que no podrán volver a embarazarse por medios naturales.

El procedimiento de la esterilización quirúrgica se realiza en las trompas, que son los conductos que permiten el transporte del óvulo desde el ovario hasta la cavidad uterina. Es en estos donde ocurre la fecundación cuando hay exposición a los espermatozoides.

También puedes leer:   ¿La sangre A negativo ocasiona problemas para embarazar?

Con el procedimiento de esterilización se busca un efecto mecánico, mediante el cual se impide la unión de ambas células (óvulo y espermatozoide) mediante el bloqueo o interrupción de la luz (interior) de las trompas.

Existen numerosas técnicas quirúrgicas, pero la finalidad de todas es la misma. La técnica más realizada es la llamada Pomeroy modificada, por su sencillez y eficacia, y que consiste en ligar o amarrar en forma de asa y cortar, por encima de la ligadura, una porción de las trompas (generalmente el tercio medio de ellas).

¿Cuándo se debe realizar?

Se puede realizar en cualquier momento en que la mujer o la pareja lo decida.

Momentos oportunos para realizar el procedimiento:

  • De Intérvalo: Cuando se programa la cirugía en cualquier momento del ciclo menstrual, siempre que estemos razonablemente seguros de que la mujer no esté embarazada. Existen criterios clínicos definidos para establecer esta condición.
  • Después de un evento obstétrico: El procedimiento se puede realizar inmediatamente después de asistir un parto o durante un post aborto. Se recomienda hacer a través de una pequeña incisión no mayor de 5 cm y puede hacerse de manera ambulatoria y con anestesia local asistida por lo que no modifica los días de hospitalización del parto o el post aborto. También puede hacerse con anestesial regional (colacada en la espalda) o con anestesia general; estas dos últimas conllevan por lo menos un día más de internamiento para el seguimiento de recuperación.
  • Trans-cesárea: está reservado para aquellas mujeres que se vayan a realizar a una cesárea programada por alguna situación determinada o una cesárea de emergencia, y que ya hayan decidido terminar su vida reproductiva. Se aprovecha la cesárea para realizar la “preparación”. No debe planearse realizar una cesárea por el deseo de una esterilización.
También puedes leer:   ¿Los estimulantes para la erección puede provocar infertilidad?

Puntos que se deben tener en cuenta:

  • La eficacia del método.
  • Riesgo y posibles complicaciones que se pueden presentar durante y después de la cirugía.
  • Efectos secundarios a corto y largo plazo.
  • En qué consiste el procedimiento (lo que se va hacer).
  • El carácter irreversible del procedimiento.
  • La existencia y disponibilidad de otros métodos de planificación temporales eficaces.
  • Qué hacer en caso de aparecer síntomas o señales presentando complicaciones.
  • Otras informaciones relacionadas.
  • Respeto de su decisión.
  • Acudir acompañada de un familiar.
  • Asegurarse de que la decisión de la mujer es libre, voluntaria e informada, es decir que ella este consciente de lo que significa el procedimiento para su vida reproductiva, de que haya sido una decisión libre y voluntaria, no impuesta, no forzada (por el marido, suegra, médico etc.).

Para garantizar que la mujer entendió la información suministrada se le pide a la mujer la lectura y la firma de un formulario de consentimiento informado.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo en tus redes sociales:​

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp