¿Nos estamos quedando sordos?

El creciente ruido en nuestras ciudades nos está afectando física y emocionalmente y, desafortunadamente, por donde quiera que se nos vea, los dominicanos somos escandalosos por naturaleza.

Tras la luz de un semáforo, nos desesperamos por tocar la bocina, una, dos y hasta tres veces; sumado esto al ruido de los motores en la calle se convierte en una real explosión de ruido. Gritamos para mandar a los hijos a bañar, gritamos cuando estamos disfrutando en una terraza, nos interrumpimos y nos acostumbramos a hablar alto.

Y por si todo ello fuera poco, utilizamos unos audífonos para poder escuchar música, sin darnos cuenta que el volumen es tan alto, que aquellos que están cerca de nosotros también están escuchándola. Sin contar con “el musicón” de los colmados que adornan en cada esquina. La lista es larga.

También puedes leer:   Violencia contra la mujer ¿Qué podemos hacer como sociedad?

De no tomar las medidas necesarias, probablemente nos estemos quedando sordos, y esto nos hace preguntarnos:

  • ¿Cuándo un sonido se convierte en ruido?
  • ¿Cómo nos damos cuenta si nos estamos quedando sordos?
  • ¿Hablar alto es una señal de sordera?
  • ¿Cómo afecta los audífonos a la audición?
  • ¿Se puede recuperar la audición?
  • ¿Los seguros médicos cubren los problemas de audición?
  • ¿Qué hacemos con el ruido del entorno que no controlamos?
  • ¿Vivir en una familia ruidosa puede afectar nuestra salud?

Información completa en este video:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *