¿Cómo ser transparente en una sociedad con doble moral?

Las personas con doble moral dan la imagen de tener ciertos valores y critican a quienes no los tienen. Sin embargo, en la vida real estas tampoco practican los buenos comportamientos que tanto predican. Y aunque esa es una práctica que se condena, muchos se han convertido en “especialistas” de esta forma de ser.

Están quienes dicen ser castos, y son los más promiscuos; hay quienes critican la corrupción y sin el más mínimo descaro hacen sus propias fechorías; conocemos a los “defensores” de derechos humanos que, en cada acto de sus vidas, atropellan a la gente; y no faltan los que tachan de manera pública a la infidelidad y, sin embargo, son expertos en clandestinos encuentros amorosos con personas distintas a sus parejas.

¿Cuántos aparentan tener un matrimonio modelo y en la intimidad de sus hogares sobresalen por el maltrato familiar? Y en este grupo también caben los negociantes de la fe, quienes con el discurso de “la salvación divina” han convertido las religiones en sus principales fuentes de ingresos.

También puedes leer:   ¿Cómo identificamos si un condón está vencido o perforado?

Estas y otras personas no son coherentes con lo que dicen. Es decir, no hay ninguna coincidencia entre lo que defienden y lo que hacen.

Esto nos hace preguntarnos:

  • ¿Qué es la doble moral?
  •  ¿Cómo se puede ser transparente en una sociedad de doble moral?
  • ¿Qué cuesta ser transparente?
  • ¿Cómo se lucha contra la doble moral?
  • ¿Qué motiva a muchos a vender lo que no son?
  •  ¿Cómo podemos aportar para desenmascarar a los farsantes?

INVITADA: Edith Febles

Información completa en este video:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *