¿El Papanicolaou puede fallar en detectar un cáncer?

SÍ. El Papanicolaou convencional ha ayudado a miles de mujeres en la detección del cáncer cérvico-uterino, logrando disminuir dramáticamente la incidencia y la mortalidad desde que se introdujo en 1943; pero aún continuamos observando este cáncer en etapas avanzadas, a pesar de que muchas pacientes se realizan el Papanicolau regularmente.

El Papanicolaou es una prueba de baja sensibilidad, o sea que puede fallar en detectar la lesión, por lo que el médico debe estar atento para apoyarse en otras pruebas que lo complementen, en los casos que el resultado del Papanicolaou sea positivo o alterado.

Para que esta prueba no falle, se deben combinar una serie de factores, según reportan diferentes estudios, como:

  • Que el especialista reconozca la lesión y que tome la muestra del lugar y de la manera correcta.
  • Que el patólogo procese e interprete la muestra correctamente.
  • Que el tejido permita exfoliar (descamar) una cantidad adecuada de células alteradas para que estén presentes en la muestra tomada.

Hay una serie de pruebas de soporte, que aumentan la posibilidad de hacer un rastreo más certero en los casos que lo requieran.

Entre estas pruebas las más utilizadas son:

  • La inspección visual con ácido acético (vinagre) al 5%, que evidencia cambios morfológicos que sugieren lesiones de bajo o de alto grado, y la prueba del lugol (Schiller). Ambas pruebas no son costosas, son simples de realizar y con buenos resultados.
  • El Papanicolau en base líquida, la cual es una muestra más procesada y más costosa.
  • La prueba de captura híbrida o del DNA-HPV (Virus del Papiloma Humano), que junto al papanicolaou arroja mayor sensibilidad y permite establecer diferencias si el virus es de alto o de bajo riesgo para el cáncer cervical.
  • La colposcopía, que permite observar la lesión y tomar la biopsia dirigida.
También puedes leer:   ¿Qué problemas causan los gatos en el embarazo?

Se recomienda iniciar la prueba del Papanicolaou a los 21 años o luego de haber iniciado la vida sexual, y se debe realizar periódicamente hasta los 70 años.

Si el examen resulta negativo debe repetirse al año, si lo acompañamos de otras pruebas el intervalo de tiempo del próximo Papanicolau puede prolongarse. Si el resultado es positivo, debe manejarse de acuerdo a las guías de manejo establecidas.

La vacuna contra el Virus del Papiloma Humano, aprobada por la FDA de los Estados Unidos, ofrece una protección de los tipos del virus responsables del 90% de las verrugas genitales y de los tipos de virus que causan más del 70% de los casos de cáncer cérvico-uterino.

La mujer debe hacerse su chequeo anual de rutina para prevenir el cáncer cérvico-uterino. El cáncer, al descubrirlo en etapas tempranas, tiene mayor posibilidad de curarse.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo en tus redes sociales:​

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp