¿El embarazo afecta la vista?

SÍ. El embarazo es un período en que los órganos del cuerpo de la mujer sufren cambios.

En el ojo en particular, se produce un aumento del tamaño del colágeno (sustancia que constituye tejidos en el ojo), la cornea (estructura transparente y casi invisible que cubre el iris del ojo), puede tornarse opaca por la retención de líquidos, lo que produce visión borrosa y dificultades para poder enfocar bien los objetos situados a cierta distancia.

Al final del embarazo puede haber pérdida parcial del campo visual y puede presentarse resequedad ocular, que produce intolerancia a los lentes de contacto. Ambas situaciones desaparecen luego del embarazo.

La visión doble o con manchas en el campo visual puede ser signo de pre-eclampsia o hipertensión del embarazo, enfermedad que requiere especial atención.

Muchas enfermedades oculares tienden a agravarse durante el embarazo, como es el caso especial de las manifestaciones oculares ocasionadas por la diabetes.

Una mujer diabética, que esté embarazada, necesita de un seguimiento cercano con el oftalmólogo desde el inicio del embarazo hasta después del parto, debido a que el riesgo de retinopatía (enfermedad no inflamatoria que afecta a la retina) y ceguera aumentan en este período.

También las enfermedades inmunológicas pueden agravarse, así como los tumores malignos en el ojo suelen aumentar su actividad y pueden extenderse a otros órganos.

También puedes leer:   ¿El dolor menstrual mejora después de un parto natural?

Durante el embarazo se debe evitar la cirugía refractiva; la miopía ocasionada por el embarazo no se debe manejar con cirugía, pues habitualmente desaparece después del parto.

Es importante realizar evaluaciones oftalmológicas durante el embarazo.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo en tus redes sociales:​

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp