Felicidad en tiempos de guerra

girasol-amarillo - felicidad

Cuando paso por los restaurantes y bares de mi ciudad y veo a la gente con su trago en la mano, sonriendo y disfrutando del momento, pienso en cuánto le durará esa sonrisa, cuál es su realidad fuera de ese ambiente mágico que nos da un trago de alcohol y una conversación amena, cuánto le debe al banco, cómo está su vida de pareja, si tiene trabajo, si tiene algún problema de salud. Siempre lo pienso porque creo que la felicidad que vendemos en las redes sociales, en las fotos que nos tomamos, en las conversaciones con personas que acabamos de conocer, debería ser algo permanente; y no me refiero a que NO tengamos problemas, ni que nuestra vida sea color de rosa, me refiero que a pesar de todos los problemas y situaciones difíciles logremos encontrar esa paz en medio de la tormenta; es hacerse el loco, y sonreír desde el alma.

También puedes leer:   Día de los Derechos Humanos

Muchas veces veo a gente que debería estar en una depresión profunda porque tiene REALES problemas como un hijo con cáncer, o que está atravesando por un divorcio traumático; tiene un hijo preso por droga, o que NO tienen dinero para comer, y las veo sonreír, con una mirada positiva, y me pregunto: ¿Cómo lo logra? ¿Cómo encuentra la paz en medio de la tormenta? Y pienso que eso sólo lo da la inteligencia emocional y el respeto a la vida.

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]

Cuando le damos real significado a nuestro rol aquí en la tierra, y entendemos que esta vida es prestada, comenzamos a entender que todo pasa y que al final sólo queda lo que hemos construido y cómo hemos vivido, por eso deberíamos de tratar de construir cada día nuestra felicidad, lograr que deje de ser un estado transitorio y ponernos la meta de que cada día duremos más horas del día sonriendo y felices que deprimidos y quejándonos de todo.

También puedes leer:   Mujeres: “Enemigas y rivales”

¡Es aprender a vivir y a disfrutarlo!

[/box]

Video recomendado:

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *