Saber decir “NO”

Diciendo que NO¿Por qué nos cuesta tanto marcar un límite y decirle a alguien que no?

Las solicitudes de dinero, de tiempo, de servicios y un montón de cosas a las que tajantemente debemos negarnos, siempre vienen planteadas con una sutileza convincente, y envueltas en un aroma seductor que nos deja emocionalmente estropeados y, sin importar la respuesta que demos, nos sentimos manipulados.

La psicóloga Leticia Essayag dice:

“Existen personalidades que tienden a aceptar la voluntad de otros porque, tratando de hacer lo que auténticamente quieren, comienzan a sentir ansiedad o culpa”.

Mucha gente se paraliza, se confunde, se chocan y se turban ante peticiones que todo indica que la respuesta que orienta el sentido común es “NO”.

Complacemos algunas solicitudes buscando aceptación y apoyo de los demás. Creo que hay gente que intenta invertir dando aprobación a peticiones de otros, para cuando le toque solicitar algo recibir, una respuesta positiva.

También puedes leer:   ¿Funcionan los medicamentos contra la obesidad?

[box type=”note” border=”full” icon=”none”]

Si priorizas las necesidades del otro aceptando sin reflexión todo lo que te pida, entonces estás viviendo la vida del otro. Hay gente débil, con baja autoestima a las que le toman el pelo, llevándole a hacer cosas por no tener capacidad de decir que no.

[/box]

De la revista “Psicología Positiva” extraigo esta frase sobre el tema:

Tenemos derecho a ser nuestros propios jueces y tomar la responsabilidad de nuestra existencia, cargando personalmente nuestra mochila. En la medida en que contemos con las defensas psicológicas adecuadas, disminuiremos las posibilidad de ser controlados.

A veces se puede uno salir de una trampa con respuestas diplomáticas como las siguientes: “Déjame pensarlo”; “Mira, en estas circunstancias no voy a poder complacerte, pero no cerremos el expediente”; “Creo que no será conveniente ni para ti, ni para mi”; “Me siento honrado con tu confianza, pero ahora no puedo”.

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]

También puedes leer:   Descubre tu pasión y hazla realidad

Consejos

  1. Busca las raíces de esas debilidades, esas inseguridades y esa baja autoestima que hace que muchas veces resultes una marioneta de otros.
  2. Establece tu agenda personal y tus prioridades, y solo así te darás cuenta si decir que sí o que no a ciertas peticiones, no te daña.
  3. Trabaja el tema de las culpas que te asaltan ante el solo pensar que le vas a decir que no a alguien. Recuerda que ningún vínculo se rompe por el hecho de negarse a algo.
  4. El hecho de que tú trabajes para fortalecer tu equilibrio físico y emocional no significa que eres un egoísta, sino que estas intentando crecer.
  5. Establece con claridad tu escala de valores y creencias, pues hay muchas propuestas en donde el no es una posición de principios.
También puedes leer:   ¿Es recomendable que los niños vean a sus padres desnudos?

[/box]

Yo creo que el que quiere ser amigo de todos por una incapacidad de negarse a cosas anda por mal camino.

En los negocios, en la política, en la crianza de los hijos y en fin, en el diario vivir, si engrosamos el grupo de los ciudadanos con la templanza suficiente para decir no puedo o no debo, tendremos, de seguro, una mejor nación.

Hoy te va a visitar un buen amigo para pedirte dinero prestado: ¿Que le vas a responder?

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *