Las cuatro “R” del desamor

letra-r - desamorLas relaciones hombre-mujer que se califican de amorosas, sean en el marco del noviazgo o haciendo vida de matrimonio, atraviesan por diferentes etapas que pueden ir desde un encantamiento apasionado hasta una rutina que bordea el hastío.

Las cuatro “R” a las que me refiero, son cuatro palabras que encontré en la revista española Psicología Práctica: Resistencia, Resentimiento, Rechazo y Represión. Estos son los caminos que solos o combinados llevan irremisiblemente una relación al cementerio emocional, al divorcio o a la separación.

Resistencia

La escuela y la educación nos enseñan a construir frases para comunicar sentimientos, pero eso NO es sinónimo de transparencia y espontaneidad en una relación. A los humanos tímidos, los que no conocen adecuadamente sus preferencias, los muy desconfiados, algo les impide lanzar de forma espontánea y creativa sus intenciones con la otra persona.

Es tanto, así que a forma de instinto algún miembro de la pareja expresa “yo siento que ella me quiere pero siento una resistencia, es como que hay un alambre que se le desconecta cada vez que yo sintonizo los circuitos de su corazón”…

También puedes leer:   La gran mentira del sexo

Con frecuencia esa resistencia tiene profundas raíces en la personalidad o da paso al…

Resentimiento

Es una sensación intensa y molesta. Unas veces se identifica a la pareja actual con los traumas de la infancia. Es el caso de un novio muy controlador, que su pareja inconscientemente lo vincule con un padre que fue muy rígido; un joven que fue violado en su juventud tiene resentimientos que lo llevan a tener resistencias en la intimidad. Los seres humanos que han sufrido la falta de cariño de sus seres queridos son analfabetos funcionales a la hora de ofrecer caricias o de entregarse plenamente en el marco de un acto sexual.

El resentimiento se expresa con rabia y tensión, y en el acto amatorio la gente no se entrega. Mientras mas tiempo luchemos sin ayuda profesional con este monstruo, dará paso al…

También puedes leer:   Estar soltero: ¿Decisión de vida?

Rechazo

Muchas jóvenes no tienen la habilidad suficiente para rechazar una propuesta sexual, quizás nunca se han sentado con sus madres a elaborar su plan de virginidad o no saben con claridad distinguir entre sensación, deseo y coito. Los temores infundados y como diría la gente, “los complejos” provocan que mucha gente pierdan “un buen partido”.

El rechazo agresivo de un pretendiente sin procesarlo, muchas veces es el resultado de la incapacidad de todo tipo para “tener amores”.

Me da mucha pena ver tantos jóvenes sedientos de tener a alguien, pero se sienten rechazados y no logran conquistar, por estilos inadecuados de cortejar a la gente de su generación, por una torpeza extraordinaria para las propuestas amorosas. Muchas veces estas características llevan a la…

Represión

Constituye el entumecimiento afectivo propio del desamor. El que se reprime le cuesta trabajo no solo admitir sus limitaciones, sino decirle al otro lo que siente. No saben halagar; viven arrinconadas; sienten que no son atractivos; no expresan en grupos sus desacuerdos y opiniones; les cuesta trabajo bailar; no se ríen a carcajadas por temor a hacer el ridículo; con frecuencia ve a los otros como unos aprovechados y terminan aislándose, y la gente dice “la que se va a quedar es la hija de Fulana”, queriendo expresar en el lenguaje popular que sus actitudes traerán por consecuencia que no va a conseguir pareja.

También puedes leer:   El temor a equivocarse

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]

Hay que trabajar estos cuatro componentes, pues aunque ningún terapeuta puede poner amor en donde no hay, si se obtienen modificaciones en la personalidad que facilitan los caminos del amor.

[/box]

Creo amigo lector que si posees una de las cuatro “R”: resistencia, resentimiento, rechazo o represión, debes buscar ayudar; pues tienes una pareja esperándote, pero ella o él no lo sabe porque tú lo estropeas todo con alguna de las cuatro R.

Video recomendado:

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *