¿La amistad está en crisis?

amistadDicen que los verdaderos amigos se conocen cuando nos toca la cárcel o el hospital, pero ¿de donde nace y cómo se cultiva ese noble sentimiento que llamamos amistad? Tenemos amigos de infancia; compueblanos de nuestras primeras andanzas; compañeros de estudios superiores; amigos cultivados en el ámbito laboral, en fin, personas conquistadas como amigas en los caminos de la vida.

La amistad es voluntaria; es un sentimiento basado en la química de los sentimientos y la comunidad de intereses. Es una suerte de complemento entre seres humanos, que a veces supera la hermandad de sangre o biológica. “Esa gente se llevan mejor que si fueran hermanos”, es una frase que se escucha con frecuencia en las calles, para referirse a personas que son muy buenas amigas.

También puedes leer:   El secreto médico

¿Cuánto dura una amistad y cuándo se rompe esa relación? La política, la economía, los intereses compartidos en los negocios nos unen, pero a veces nos separan. Las amistades se celan y los amigos a veces resultan posesivos. Entre amigos existe la traición, la envidia y el engaño, como desviaciones indeseables de esa fraternal unión.

Los procesos de urbanización; la migración; la movilidad social diferente de los que fueron amigos de infancia, va dando lugar a “nuevas amistades” y nos hace descuidar los amigos tradicionales.

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]Los desniveles de ingreso y de grupos sociales también hacen que se perciba erróneamente esta relación de amistad, de una manera cínica. El dicho dice: “Cuando usted ve a un pobre y a un rico sentados a la mesa, o el pobre le debe al rico o está pagando la cuenta”.[/box]

También puedes leer:   Hacerte pequeño en un mundo de gigantes

El cultivo de una amistad auténtica tiene que estar basada en el respeto a creencias; a entender los rasgos básicos de la personalidad del otro (quererlo con sus defectos); en la solidaridad y apoyo mutuo ante los problemas de la vida; al equilibrio entre el dar y recibir; en el cultivo de valores esenciales como la sinceridad. En conclusión es una especie de ponerse en el lugar del otro, riendo y también llorando cuando el amigo está afligido.

Cuando la sociedad entra en crisis de valores, las amistades verdaderas tienen que “apretarse los pantalones” para poder renovarse, fortalecerse y crecer en el cariño y el respeto.

Después de estas líneas, ¿le sobran dedos de las manos para contar a sus auténticos amigos?

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

3 comentarios en “¿La amistad está en crisis?”

  1. Wow,,,estoy totalmente de acuerdo con el dr. no se si es psiquiátrico lo mio!!! pero siempre me ha preocupado eso de la sociedad que vivimos hoy…poder decir que eres amigo incondicional de alguien es una virtud!!!

  2. Totalmente de acuerdo con el comentario de Sol, con los años aprendes y evolucionas como persona y te das cuenta de que algunas amistades ya no son lo que eran o lo que representaban para ti años atrás.

  3. No, para nada, al contrario: a medida que ha pasado el tiempo, he perdido amistades, principalmente por diferencias fuertes en la personalidad y porque el nivel de compromiso en la amistad no era mutuo. No vale la pena invertir tu tiempo y energía en alguien que no te respeta de la misma forma.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *