El amor y el interés

Canasta - Amor e interésDoña Belén, refiriéndose a su nieta, expresó:

“Esa muchacha ya tiene treinta años, es profesional y gana bien. Ella ha tenido sus amoríos, pero ningún hombre le pone asunto”.

Hoy día, la decisión de unirse en pareja para compartir techo con un sólido proyecto de futuro, es una decisión más que afectiva, es efectiva; es decir, implica la inversión de recursos económicos.

La juventud tiende a casarse más tarde y las expectativas de reproducción andan por el orden de un hijo o dos, como mucho.

Las clases sociales, las creencias, las prácticas de infidelidad y la poligamia, junto a la necesidad de muchos seres humanos de sentirse libres, han condicionado negativamente la decisión de la famosa “unión eterna”. Ya para iniciar una relación sexual completa no es imprescindible casarse.

Con mayor frecuencia el hombre ya no es el proveedor único en una relación. La incorporación masiva de la mujer al mercado laboral las coloca con mayor poder de negociación, y no es raro ver a algunas parejas donde la mujer gana más que el hombre.

La jamonería estoica cada vez es más rara, aunque en algunas provincias se observan reliquias de la castidad.

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]

Muchos humanos toman de forma tardía la decisión de aparearse bajo el predicamento de que “no quieren morir solo”, o el discurso machista: “necesito que me cuiden”. El gustarse, la química sexual positiva y la comunión de intereses en preferencias y tendencias, son pegamentos importantes, pero no son determinantes para mantener a la gente unida en un país donde, antes de cumplir cinco años, más de la mitad de las uniones, religiosas, civiles o libres ya se han roto.

También puedes leer:   Saber decir "NO"

[/box]

Existen clubes de solteros y agencias para buscar parejas, y a pesar de ello, las damas que “andan en búsqueda” afirman, refiriéndose a los hombres: “los varones están como los teléfonos públicos, que cuando no están dañados, permanecen ocupados”… Es por eso que “yo prefiero estar sola que mal acompañada”.

Sé que miles de jóvenes dominicanos están ahorrando para casarse en diciembre: piénsenlo bien. Miles de hombres y mujeres entre 30 y 50 años, con o sin hijos, están evaluando involucrarse de manera formal en una segunda o tercera relación bajo techo: tómense su tiempo…

Se ha dicho que el amor y en interés fueron de paseo un día, y más pudo el interés que el amor que se tenían.

Video recomendado:

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba