Culpa y depresión

Culpa - Martillo del juezCuando estamos muy tristes nos asaltan escenas del pasado, en donde la culpa por hechos sucedidos nos atormenta. Y a esto se agrega que la gente que nos rodea nos dice de forma insistente: “pon de tu parte”; “tienes que espabilarte”; “tienes potencial, pero estas varado”, etc.

Una joven dama que trato por depresión me decía: “Doctor, cada vez que me recuerdo que mis padres me repetían que llegué a estudiar en la universidad a costa de que ellos no pudieron estudiar, me da rabia y me genera mucha culpa”.

Otra joven, delgada y con síntomas anoréxicos, me contaba que sus padres la obligaban a comer diciéndole: “Muchachita, tú no sabes que en este momento hay millones de niños en África que están sin comida”.

La dinámica del agobio culposo es diversa. Por ejemplo, muchos jóvenes se sienten culpables, injustamente por cierto, del divorcio de sus padres, y con ello, acarrean inseguridades frente a sus ejercicios sentimentales (noviazgo).

También puedes leer:   ¿Qué es el Síndrome de Burnout y cómo afecta a la sexualidad?

[box type=”note” border=”full” icon=”none”]

Mucha gente que “vive en casa ajena”, arrimao’ (diría el pueblo), se siente mal por los problemas cotidianos que se presentan en su entorno, y eso es causa de desajustes en su calidad de vida.

[/box]

Una hija va donde su madre y le cuenta que se va a divorciar y la madre, muy exaltada, le dice: “Es que tú quieres que me de otro infarto”. Esas manipulaciones generan una carga culposa que hace posponer decisiones que, en su momento, son sanas e invitan a la libertad y al crecimiento personal. Causa: La culpa potencial de que “ Mami se ponga mala”.

La chica que le dice al novio: “Estoy en esta clínica y no me he matado de chepa, necesito pruebas de que vas a dejar a la otra”. Muchos jóvenes acrecientan su estado depresivo y hasta intentan suicidarse, cuando la culpa no es bien manejada.

También puedes leer:   La pareja difícil

[box type=”alert” border=”full” icon=”none”]

¿Qué hacer con la culpa?

La culpa puede estar vinculada a hechos reales del pasado en la que usted no actuó conforme a sus principios morales. Estos dilemas existenciales suelen agravarse en los estados depresivos. Las personas inseguras y sugestionables no saben manejar bien sus culpas.

  • Descodifique los nudos. Si tiene que confesarse con alguien hágalo.
  • Si una profunda excusa y rectificación ayuda, pues inicie ahora mismo ese proceso.
  • Si la búsqueda espiritual sincera es un alivio, pues acuda a su templo.

[/box]

Dice Oscar Wilde:

Sufrir por nuestras culpas es la pesadilla de la vida.

Si usted está exagerando un hecho, y en el marco de una depresión lo convierte en un asedio, pues busque ayuda profesional.

Mientras muchos trastornados de su personalidad duermen tranquilos y sin culparse de nada, usted que me lee, autoanalícese, y de forma racional trabaje sus propias culpas.

También puedes leer:   Es un inmaduro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *