Co-dependientes: «Sin ti no existo»

Co-dependientes - Muñequitos de papel

Los seres humanos co-dependientes concentran toda su energía en una sola persona, ha dicho el psicólogo Bernardo Stamateas en su libro “Auto boicot: cuando el tóxico es uno mismo”.

[box type=»alert» border=»full» icon=»none»]

¿Cuáles pueden ser las raíces en el comportamiento de los co-dependientes?

Muchos seres humanos han sufrido abandono en la infancia o se han criado con padres que no le han dado atención afectiva, ni muchos menos, le han incentivado hacia la autonomía y la autodeterminación.

La co-dependencia puede estar vinculada a una baja autoestima. Otro elemento es la presencia de una inseguridad que nos lleva a apoyarnos o depender del otro para toda acción. Este tipo de ser humano que tratamos de describir depende mucho de la aprobación de los demás en sus acciones. Muchos adolescentes que desarrollan estas tendencias han sido menospreciados, con frecuencia sus buenas acciones fueron desaprobadas y, en cierto modo, sintieron el abandono de sus seres más queridos y cercanos.

[/box]

El co-dependiente no solo es inseguro, sino que tiene miedo al fracaso. Es como la expresión del Chapulín Colorado : “ Y ahora quien podrá defenderme”.

La dificultad para alcanzar metas personales e individualmente planeadas se une a una tendencia a “culpabilizar” al otro cuando algo sale mal. Este ser humano vive desanimado y no tiene claro cuáles son sus verdaderas capacidades y potencialidades, casi siempre, centradas en la aprobación “del otro”. “Es un muchacho de hacer mandados”.

También puedes leer:   ¿Por qué nos avergüenza que nos vean desnudos?

En el matrimonio, en los adictos, en la empresa familiar y hasta en los deportes, aparecen este tipo de comportamientos. El dependiente lo puede ser de un padre o de una madre autoritaria; de un jefe o líder político, que no permite el desarrollo de su entorno y en la vida de pareja, la co-dependencia exagerada, se convierte en un tóxico que aniquila el amor.

Los co-dependientes sufren mucho; no deja respirar a la persona de la cual depende y manipula al otro de forma torturante, celosa y controladora.

Las personas que se sientan identificadas con este artículo deben entrar en una terapia de evaluación profunda de su personalidad. Para hacer a este paciente más asertivo se requiere una intervención de modificación de conducta que incluya técnicas grupales e individuales que incentiven la autonomía y el crecimiento personal.

Video recomendado:

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Ir arriba