Mi cuerpo, mi íntima posesión

Nada más mío que mi cuerpo“, así deberíamos iniciar cualquier acercamiento al conocimiento y apreciación del mismo.

Debemos reconocer que nuestro cuerpo es el principal tesoro, en el que se albergan las partes más importantes de nuestro ser, el alma, las emociones, los sueños, las fantasías, las metas, los propósitos y nuestra personalidad; en él habitan y luchan el Ello, el Yo y el súper Yo, de él debe derivarse nuestra felicidad.

Nuestro cuerpo es hechura de perfección, sea por azar o por divinidad, por tanto, es una posesión que debe ser amada y cuidada con todo el respeto y el esmero posible.

La importancia del autoconocimiento

El autoconocimiento como la palabra lo indica es el conocimiento de nosotros mismos, la aceptación de nuestro cuerpo, ideas, personalidad y de nuestra capacidad intelectual y afectiva. Sólo sintiéndose bien con uno mismo, es decir, aceptándose y amándose, se llegará a un equilibrio tal que, aunque no tenga hecha ninguna cirugía, lucirá excelente.

También puedes leer:   ¿Tener relaciones sexuales durante la última etapa del embarazo ayuda a tener un mejor parto?

Cuando conocemos y aceptamos nuestro cuerpo estamos en capacidad de amarnos y dejarnos amar; nuestra geografía corporal nos hablará de las formas y maneras en que nuestro cuerpo reacciona a los estímulos, nos dirá de qué manera y dónde es agradable ser tocado y, por supuesto, nos da la seguridad de ser dueños de un cuerpo libre de ataduras dispuesto al disfrute de una relación que involucre la participación de nuestra corporeidad.

La importancia del autocuidado

Este templo, nuestro cuerpo, necesita cuidado, tanto físico, psíquico como emocional.

Debe haber armonía entre estos aspectos para conservar un cuerpo sano para la vida y para el amor; ninguna cirugía estética cura la inconformidad con la vida y la infelicidad, podemos tener la mejor apariencia y habernos hecho la mejor cirugía pero seguiremos vacíos e inconformes por no haber aprendido a aceptarnos y respetarnos; por eso la importancia que tiene que los tres aspectos funcionen a la vez, el cuerpo es nuestra más grande posesión y el destino de unas manos anhelantes que esperan tocarnos para llenarnos de placer y amor.

También puedes leer:   ¿Los hombres son capaces de tener un orgasmo sin eyacular?

Una persona con buena autoestima estará libre de angustias, se sentirá segura de sí misma y estará consciente de sus propias limitaciones y de sus grandes cualidades, se sentirá respetada, valorada, y capaz de hacer las cosas con éxito y de manera independiente, le dará un sentido de valor; sentimiento positivo sobre uno mismo y las propias habilidades, después de aceptarnos y cuidarnos desde lo físico, lo emocional y espiritual, nos daremos cuenta de que somos dignos de ser amados y aceptados.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *