Diferencia entre pedófilia y pederastia

Mucha gente puede pensar que quien agrede sexualmente a un niño es un pedófílo, porque no sabe cual es la diferencia entre pedofilia y pederastia, que son conceptos diferentes y que suelen confundirse.

Un pedófilo, es un adulto que se excita y fantasea sexualmente con niños y con adolescentes (de su mismo sexo o del sexo opuesto) en etapa temprana (11 a 13 años), pero que NO necesariamente busca satisfacer ese deseo. Por eso no se considera un delito.

En cambio, un pederasta, es un adulto que comete el delito de sostener relaciones sexuales (penetrativas o no penetrativas) con niños y adolescentes en etapa temprana (10 a 13 años) o en adolescencia media (14 a 16 años).

La pedofilia se considera una parafilia, que en este caso se refiere a un trastorno mental que se manifiesta en la inclinación sexual. Los pedófilos “célibes”, que son aquellos que están conscientes de su trastorno, que nunca han respondido a su deseo sexual hacia menores, y que en muchos casos sufren por su inclinación sexual y no quieren cometer un delito, deciden buscar ayuda profesional para prevenir y proteger a los menores.

Un pederasta generalmente es un pedófilo, pero no en todos los casos, porque puede que la violación sexual se haya realizado con otros fines que no respondan a una atracción sexual hacia un menor.

También puedes leer:   Pedofilia: ¿Trastorno u orientación sexual?

Se estima, que una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños a ocho niños han sufrido abuso sexual en la infancia, pero como muchas de las víctimas nunca lo revelan, las cifras pueden ser mucho mayores.

La gente cree que la violación sexual a niños y menores siempre va a ser violenta, y que el menor pondrá resistencia, y no siempre sucede así.

Los pederastas usan la manipulación psicológica para establecer una relación afectiva con la víctima y saben ganarse la amistad de la víctima, por lo que consiguen que el menor se sienta culpable de perder esa relación o de dañar al pederasta si lo cuenta o se resiste al abuso.

Las cifras revelan que de un 20 a un 25% de los casos de abuso sexual a menores han sido realizados por mujeres, lo que elimina el mito de que solo los hombres pueden ser pederastas.

Comportamientos como portar, crear u observar pornografía infantil, masturbarse frente a menores, o incitarlos a que lo hagan o que muestren sus genitales se considera un delito.

Es importante entender que es difícil prevenir el abuso sexual, porque las cifras siguen indicando que las personas que abusan de los niños y niñas son personas de confianza o cercanas al niño o la niña, por lo que saben qué le gusta, cómo juega, y qué cosas decirle para convencerle de que no está haciendo nada malo o que lo hace porque lo quiere.

También puedes leer:   ¿Cuáles son las razones por las que una persona se suicida?

Por eso es tan importante hablar de abuso sexual con los menores, explicarles qué comportamientos se consideran abuso, la importancia de cuidar su cuerpo y sus partes privadas, promover una crianza positiva, que incluye no disciplinar al niño o a la niña con golpes, ni maltratos, respetar sus sensaciones, su cuerpo y enseñarle a ponerle nombre a sus emociones.

Un niño o niña que no recibe maltrato de los adultos que le cuidan, que es respetado y se le enseña a expresar sus emociones de una manera adecuada, a asumir las consecuencias naturales de sus comportamientos, a respetar el cuerpo y las emociones de los demás, será un niño o niña que identifique y pueda enfrentar de una manera adecuada cualquier comportamiento que lo ponga en riesgo.

Referencia: Abuso sexual en la infancia: víctimas y agresores. Un enfoque clínico. 2da edición. Ariel, Barcelona.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Ir arriba