¿A qué edad comienza la resequedad vaginal?

Generalmente a partir de los 40-45 años de edad se presenta la disminución de la función de los ovarios, como uno de los cambios fisiológicos que ocurren en las mujeres maduras.

Con la aparición de estos cambios inicia la etapa climatérica, pre-menopáusica, a la cual le siguen la menopausia (última menstruación) y luego la etapa climatérica post-menopáusica.

La menopausia o última menstruación determina el final de la función del ovario. Ya no hay producción de hormonas ni de las células reproductoras (óvulos).

Con la reducción en la producción de estrógenos (hormonas) se reduce el estímulo que regula la lubricación vaginal y aparece la resequedad desde la etapa pre-menopáusica del climaterio, y que se agrava luego de llegar la menopausia.

Luego de la menopausia, la lubricación vaginal disminuye, por lo que las relaciones sexuales se dificultan y a veces son traumáticas debido al roce del pene con la mucosa reseca, lo que produce pequeñas heridas casi invisibles que favorecen las infecciones.

La resequedad también se puede extender hasta el orificio por donde sale la orina, llamado meato urinario, el cual con frecuencia se inflama, por lo que también son comunes las infecciones urinarias y las cistitis después de las relaciones sexuales.

En algunos casos, la resequedad vaginal es consecuencia de una menopausia prematura o de una cirugía en la que se han extraído los ovarios.

También puedes leer:   Mejor sexo después de los 40

Algunas mujeres que son sometidas a tratamiento de radioterapia o quimioterapia, también pueden sufrir resequedad vaginal como consecuencia del daño que estos tratamientos producen en los ovarios.

Cuando la mujer comienza a notar resequedad vaginal debe comunicárselo a su médico, a fin de que le indique una de las alternativas que existen para contrarrestar este problema.

Se recomienda que las mujeres en esta etapa de su vida reconsideren su estilo de vida y hagan ajustes en su patrón alimenticio, aumenten la ingesta de líquidos, realicen ejercicios, y se asesoren por su ginecólogo o cualquier otro profesional competente.

Existen otras causas transitorias de resequedad vaginal que pueden estar asociadas a estrés, infecciones vaginales, alteración en la respuesta sexual de la mujer, etc.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo en tus redes sociales:​

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp