¿Qué es la Bartolinitis?

Las glándulas de Bartolino son las encargadas de expulsar el líquido que lubrica la vulva y la vagina. Están situadas a ambos lados de la vulva y comienzan a funcionar en la adolescencia. Luego, en el momento después de la menopausia, involucionan y dejan de funcionar.

Cuando estas glándulas se inflaman o sus conductos, se le conoce como bartolinitis. Esto ocurre cuando se obstruye el orificio por donde sale el líquido expulsado por estas glándulas, por lo que se va acumulando hasta formar un bulto que va creciendo y aumentando poco a poco. La bartolinitis es una de las enfermedades femeninas más traumática y dolorosa, debido a la zona que afecta.

La bartolinitis es la infección más frecuente de la región vulvar. Se estima que el 2% de las mujeres desarrollarán un quiste o absceso de la glándula de Bartolino durante su vida. Aunque no existe información precisa, se piensa que afecta especialmente a mujeres entre los 20 y los 30 años de edad, asociándolo a la madurez sexual.

Generalmente, la bartolinitis no provoca síntomas mientras el quiste es pequeño y no hay infección. No obstante, cuando crece, se visualiza la presencia del bulto, así como molestias, dolor y puede surgir alguna infección.

Para obtener el diagnóstico de bartolinitis, es necesario que el especialista realice un examen físico y una exploración, para así poder identificar los síntomas visibles. También se toma en cuenta la historia clínica, con el objetivo de reconocer si las infecciones son frecuentes, así como su historia sexual, para conocer los factores de riesgo.

Una vez se establece el diagnóstico, es importante iniciar el tratamiento para combatir los síntomas existentes y evitar complicaciones mayores. En algunos casos, es necesario tomar una muestra de las secreciones de la vagina o el cuello uterino para detectar si existe alguna infección de transmisión sexual.

La bartolinitis es una enfermedad curable y tratable sin mayores impactos para el normal desarrollo sexual de la mujer. Sin embargo, es importante que pueda ser tratada con un especialista.

Es importante que la mujer aprenda a tomar ciertas medidas para reducir las probabilidades de sufrir de esta enfermedad, como protegerse durante las relaciones sexuales y mantener buenos hábitos de higiene.

Comentarios de Facebook

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario